New Muslims APP

La forma correcta de volverse en arrepentimiento a Allah

La forma correcta de volverse en arrepentimiento a Allah

Volvernos en arrepentimiento a Allah significa que 1) Abandonamos la falta 2) Nos sentimos mal por ella 3) Nos proponemos no cometer y, si es posible 4) Reparamos el daño hecho
Volvernos en arrepentimiento a Allah significa que 1) Abandonamos la falta 2) Nos sentimos mal por ella 3) Nos proponemos no cometer y, si es posible 4) Reparamos el daño hecho
Por: Abu Amina Elias

El arrepentimiento es volverse a Allah y volver al camino recto después de haber sido desviado por las faltas y la desorientación. Todos debemos arrepentirnos de nuestras faltas, tanto por falatas específicos como en un sentido general. ¿Pero cuáles son las condiciones del arrepentimiento correcto? ¿Es una acción o un sentimiento, o ambos?

Los eruditos acuerda que es una obligación arrepentirse sinceramente de cada falta, tanto las faltas mayores como los menores.

Allah dice:

¡Vosotros que creéis! Volveos a Allah sinceramente. (Surat al-Tahrim 66:8)

Al-Qurtubi comenta este versículo diciendo: El mandato de arrepentirse es una obligación de los individuos en cualquier circunstancia y en todo momento. (Tafsīr al-Qurṭubī 66:8)

La puerta del arrepentimiento, es decir, la oportunidad de arrepentirse, está disponible para todos en todo momento, excepto cuando la muerte inminente es segura o el mundo termina (representado por la salida del sol desde el oeste).

Abu Musa transmitió que el Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

Verdaderamente, Allah Todopoderoso extiende su mano por la noche para aceptar el arrepentimiento de aquellos cometen faltas durante el día, y él extiende su mano durante el día para aceptar el arrepentimiento de aquellos que cometen faltas durante la noche, hasta que el sol salga por oeste. (Saḥīḥ Muslim 2759, grado: Sahih)

Ibn Umar transmitió que, el Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

En verdad, Allah acepta el arrepentimiento de sus siervos mientras no estén en su lecho de muerte. (Sunan al-Tirmidhī 3537, grado: Hasan)

Como tal, no debemos posponer el arrepentimiento por nuestras faltas, porque no sabemos cuándo llegará la hora de nuestra muerte y, por lo tanto, perderemos la oportunidad de recibir la misericordia de Allah.

Para que Allah acepte el arrepentimiento se deben cumplir una serie de condiciones establecidas por los eruditos.

Al-Nawawi escribe: Los eruditos han dicho que es una obligación arrepentirse de cada falta. Si se trata de una desobediencia entre el siervo y su Señor, sin relación con los derechos de un ser humano, tiene tres condiciones. Primero, se abandona la desobediencia. En segundo lugar, uno lamenta lo que ha hecho. Tercero, estar decidido a no repetirlo nunca más. Si falta una de estas tres condiciones, su arrepentimiento no es correcto. (Riyāḍ al-Ṣāliḥīn 1/14)

En otras palabras, el arrepentimiento debe incluir: 1) dejar de cometer la falta, 2) arrepentirse de haberla cometido, y 3) decidir no volver nunca más esa falta. Así, el arrepentimiento es la combinación de una acción, un sentimiento y una decisión.

Si la falta involucra únicamente los derechos de Allah (como la oración y el ayuno), entonces el arrepentimiento se cumple solo con estas tres condiciones. Incluso el peor de todas las faltas y la raíz de todo mal, la idolatría (al-shirk), será perdonado por Allah al hacer estas tres cosas.

Sin embargo, si la falta implica transgresión contra otro ser humano (como robo o asesinato), se agrega una cuarta condición de arrepentimiento a estos tres.

Al-Nawawi continúa: Si se trata de una desobediencia relacionada con el derecho de un ser humano, existe una cuarta condición junto a estas tres. Es que se protege de este derecho restaurándolo a su propietario, si está relacionado con la riqueza o de otra manera. (Riyāḍ al-Ṣāliḥīn 1/14)

Por ejemplo, si alguien ha robado la riqueza de su vecino, debe devolver la riqueza a su vecino o, de lo contrario, compensarlo justamente para que se acepte su arrepentimiento. Esta cuarta condición se basa en el hecho de que un mártir (al-shahid), que muere valientemente por una buena causa por su creencia, tendrá todos sus faltas perdonadas, excepto las que involucran a otras personas, específicamente sus deudas y compromisos financieros.

Abdullah ibn Amr transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

El mártir es perdonado por cada falta, excepto la deuda. (Saḥīḥ Muslim 1886, grado: Sahih)

Al-Nawawi comenta sobre esta tradición, diciendo: En esto hay una advertencia con respecto a todos los derechos de los seres humanos: que el yihad, el martirio y otros actos de justicia no expían las violaciones contra los derechos de otros seres humanos. De hecho, solo expian las violaciones contra los derechos de Allah Todopoderoso. (Sharḥ al-Nawawī ‘alá Ṣaḥīḥ Muslim 1885)

Por lo tanto, incluso una virtud tan grande como el martirio no exime a uno de sus responsabilidades hacia los demás y, por lo tanto, no garantiza el perdón por las transgresiones de los derechos humanos.

Encontramos muchas tradiciones del Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, que prometen perdón de las faltas por hacer actos de adoración:

Las cinco oraciones, de Yumuah a Yumua, y Ramadán a Ramadán serán una expiación por las falta cometidas entre ellos siempre que se eviten las faltas mayores. (Ṣaḥīḥ Muslim 233, grado: Sahih)

Estas tradiciones y otras similares implican el perdón por las faltas menores, los errores, los errores de juicio y los lapsos en la perfección. No requieren un reconocimiento específico, ya que cometemos muchos de ellos cada día. Pero las faltas mayores, como la idolatría, el asesinato o el robo, requieren reconocimiento específico y restauración de los derechos de la víctima, si corresponde.

De hecho, uno debe pedir el perdón de aquellos a quienes ha ofendido antes de que se les exija rendir cuentas en el Más Allá. De esta manera, cometer faltas contra las personas puede ser más peligroso que hacerlo contra Allah solo. La gente, después de todo, es mucho menos indulgente que Allah.

Abu Huraira transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

Quienquiera que maltrate a su hermano en su honor o cualquier otra cosa, debe resolver el asunto hoy antes de que no se pueda resolver con monedas de oro y plata. Si tiene buenas obras en su haber, se le quitarán de acuerdo con la medida de su injusticia. Si no le quedan buenas obras, entonces llevará las malas acciones de aquel a quien ha oprimido. (Saḥīḥ al-Bukhārī 2317, grado: Sahih)

Por cada falta de la que no nos arrepentimos que cometemos contra otra persona, incluso acciones aparentemente triviales como murmuraciones y chismes, nuestras buenas acciones se entregarán a ellos en el Más Allá o asumiremos la carga de sus faltas como compensación. Es una perspectiva aterradora.

De hecho, algunos de los primeros eruditos creyeron que era posible destruir todo el historial de buenas obras de un musulmán simplemente por el mero hecho de criticar a otros.

Al-Qushayri dijo: Se dice que un siervo recibirá su libro de obras en el Día de la Resurrección y no verá nada bueno en él. Él dirá: ¿Dónde están mis oraciones? ¿Dónde está mi ayuno? ¿Dónde están mis actos de obediencia? Se dirá: todas sus buenas acciones se han perdido porque estaba criticando a la gente. (al-Risālah al-Qushayrīyah 1/29)

No debemos asumir que nuestras obligaciones para con otros seres humanos se olvidan simplemente realizando actos voluntarios de adoración. Sino que los derechos de los seres humanos son sagrados y no pueden ser violados sin consecuencias.

Ibn Kathir escribe: De hecho, los derechos de entre los derechos de los seres humanos no son expiados por el arrepentimiento. No hay diferencia entre una víctima de asesinato, robo, asalto, calumnia o el resto de los derechos de los seres humanos. Porque existe un consenso firme de que estos derechos no son expaidos por el arrepentimiento. Deben ser restaurados para que el arrepentimiento sea completo. (Tafsīr Ibn Kathīr 4:92)

Y Al-Qurtubi escribe: Si la falta involucró un acto de maldad contra los siervos (de Allah), entonces el arrepentimiento no es correcto hasta que se restablezca a su legítimo propietario. (Tafsīr al-Qurṭubī 66:8)

Y Ibn Mulfih escribe: El derecho de una víctima asesinada no se repara simplemente al arrepentirse ante Allah Todopoderoso. Más bien, debe ser reparado por los seres humanos. (al-Ādāb al-Shar’īyah 1/59)

Hemos de tener en cuenta que los eruditos han hablado este problema utilizando un lenguaje amplio e inclusivo, como los “derechos de los seres humanos” (huquq al-adamiyyin) y los “derechos de los sirvientes” (huquq al-‘ibad). Esto se debe a que estos son derechos universales que pertenecen a todos los seres humanos por defecto, como la vida, la propiedad y la dignidad.

Cuando un musulmán cumple todas las condiciones anteriores de arrepentimiento, la falta es borrada de su registro de hechos como si no hubiera falta en absoluto.

Abdullah ibn Mas’ud transmtió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

El que se arrepintió completamente de la falta es como el que no la hecho en absoluto. (Sunan Ibn Mājah 4250, grado: Hasan)

No debemos dar por sentado el tiempo que tenemos en la tierra para adquirir esta misericordia, no sea que la muerte se nos acerque en cualquier momento del día y desde los lugares que menos esperábamos.

Todos vamos a cometer falta, errores, errores de juicio y fallas en la perfección, tal vez incluso varias veces al día. Esto es el hecho de ser humanos. Pero está en el carácter de los creyentes que, a pesar de la frecuencia con la que pueden caer y volver a la falta, continúan arrepintiéndose, sintiéndose arrepentidos y decidiendo hacerlo mejor la próxima vez.

‘Uqbah ibn’ Amir transmtió que un hombre fue al Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, y dijo: “Oh, Mensajero de Allah, uno de nosotros ha cometido una falta”. El Profeta dijo:

Le será escrita en contra.

El hombre dijo: “Entonces busca el perdón y se arrepiente”. El Profeta dijo:

Será perdonado y su arrepentimiento será aceptado.

El hombre dijo: “Luego vuelve a cometer la falta”. El Profeta dijo:

Será escrita contra él.

El hombre dijo: “Entonces buscó el perdón y se arrepiente”. El Profeta dijo:

Será perdonado y su arrepentimiento será aceptado. Allah no se cansa de perdonar a menos que él se canse de preguntar. (al-Mu’jam al-Awsaṭ 8918, grado: Sahih)

Sufyan al-Thawri transmitió: Se le dijo a Hasan al-Basri, que Allah tenga piedad de él, con respecto a un hombre que comete una falta y luego se arrepiente, luego la vuelve a cometer y se arrepiente tres veces más. Hasan dijo:

Estos son las formas del creyente. (al-Wajīz fī Dhikr al-Majāz 17)


Fuente:  https://abuaminaelias.com/ Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.