New Muslims APP

Amor a Dios: por qué y cómo

Amor a Dios: por qué y cómo

Según Imam Al Gazali el amor a Dios es natural en todo ser humano. El amor tiene unas causas y unas formas, y así es también con el Amor a Dios
Según Imam Al Gazali el amor a Dios es natural en todo ser humano. El amor tiene unas causas y unas formas, y así es también con el Amor a Dios
Por: Imam Gazali

El amor a Dios es lo más elevado de todas las cosas. La perfección humana reside en esto, que el amor a Dios conquiste el corazón de un hombre y lo posea por completo, e incluso si no lo posee completamente, debe predominar en el corazón sobre el amor de a todo lo demás.

Sin embargo, entender correctamente el amor a Dios pude ser algo difícil y hay teólogos que han negado por completo que el hombre pueda amar a un Ser que no es de su propia especie, y han definido el amor de Dios como algo que consiste meramente en la obediencia. Aquellos que sostienen tales puntos de vista no saben qué es la verdadera religión.

Deber

Todos los musulmanes están de acuerdo en que el amor a Dios es un deber. Dios dice acerca de los creyentes:

Los que amará y por los que será amado. (Al-Ma’idah 5:54)

Y el Profeta dijo: “Hasta que un hombre ame a Dios y a Su Profeta más que cualquier otra cosa, no tiene una creencia completa“.

Cuando el ángel de la muerte vino a tomar el alma de Abraham, este último dijo: “¿Alguna vez has visto a un amigo quitarle la vida a su amigo?”. Dios le respondió: “¿Alguna vez has visto a un amigo que no quiera ver a su amigo?” Abraham dijo: “¡Oh, Azrael! ¡toma mi alma!”.

La siguiente oración fue enseñada por el Profeta a sus compañeros: “Oh Dios, concédeme amor por ti y que ame a quienes te aman, y todo lo que me acerque a Tu amor, y haz que tu amor sea más precioso para mí que el agua fresca para quien está sediento”. Hassan Basri solía decir: “El que conoce a Dios lo ama, y ​​el que conoce el mundo lo odia”.

Exploremos ver el amor en su naturaleza esencial. El amor puede definirse como una inclinación a lo agradable. Esto es evidente en el caso de los cinco sentidos, cada uno de los cuales puede decirse que ama lo que le da placer; así el ojo ama las formas hermosas, el oído la música, etc. Este es un tipo de amor que compartimos con los animales. Pero hay un sexto sentido, o facultad de percepción, implantado en el corazón, que los animales no poseen, a través del cual nos damos cuenta de la belleza y la excelencia espiritual.

Por lo tanto, un hombre que solo conoce los placeres sensuales no puede entender lo que quiso decir el Profeta cuando dijo que amaba la oración más que los perfumes o las mujeres, aunque los dos últimos también fueran amados para él. Pero aquel cuyo ojo interior está abierto para contemplar la belleza y la perfección de Dios, despreciará todas las miradas externas, por muy justas que sean.

Desde el interior

Un primer tipo de hombre dirá que la belleza reside en la tez roja o blanca, las extremidades bien proporcionadas, etc., pero estará ciego a la belleza moral, de igual manera que los hombres se refieren a tal o cual hombre como poseedor de un carácter “hermoso”. Pero aquellos que poseen una percepción interna encuentran que es muy posible amar a los grandes difuntos, como los califas Umar y Abu Bakr, debido a sus nobles cualidades, aunque sus cuerpos lleven mezclados con el polvo mucho tiempo.

Esta amor no está dirigido hacia una forma externa, sino hacia el carácter interno. Incluso cuando deseamos excitar el amor de un niño hacia alguien, no describimos su belleza externa sino sus excelencias internas.

Causas del amor a Dios

Cuando apliquemos este principio al amor a Dios, descubriremos que solo Él es digno de nuestro amor, y que, si alguien no lo ama, es porque no lo conoce. Aquello que amamos en cualquiera person lo amamos porque es un reflejo de Él. Es por esta razón que amamos a Muhammad (la paz sea con él) porque él es el Profeta y el Amado de Dios, y el amor de los hombres sabios y piadosos es realmente el amor a Dios. Veremos esto más claramente si consideramos cuáles son las causas que excitan el amor.

La primera causa es esta: que el hombre se ama a sí mismo y la perfección de su propia naturaleza. Esto lo lleva directamente al amor de Dios, ya que la existencia misma del hombre y los atributos del hombre no son otra cosa que un regalo de Dios, sin cuya gracia y bondad el hombre nunca hubiera emergido de la cortina de la no existencia al mundo visible.

La preservación del hombre y su eventual logro de la perfección también dependen totalmente de la gracia de Dios. De hecho, sería algo increíble, si uno se refugiara del calor del sol bajo la sombra de un árbol y no estuviera agradecido con el árbol, sin el cual no habría sombra alguna. Precisamente de la misma manera, si no fuera por Dios, el hombre no tendría existencia ni atributos en absoluto; ¿Por qué, entonces, no debe amar a Dios, a menos que sea ignorante de Él? Indudablemente, los tontos no pueden amarlo, porque el amor hacír Él brota directamente de conocerle, y ¿de dese cuándo tiene conocimiento el necio?

La segunda causa de este amor es que el hombre ama a su benefactor, y en verdad, su único Benefactor es Dios, ya que cualquier bondad que reciba de cualquier otra criatura se debe a la instigación inmediata de Dios. Cualquiera que sea el motivo que haya provocado la bondad que recibe de otro, ya sea el deseo de obtener méritos religiosos o un buen nombre, Dios es el Agente que estableció ese motivo para que funcione.

La tercera causa es el amor que se despierta por la contemplación de los atributos de Dios, Su poder y sabiduría, de los cuales el poder y la sabiduría humanos no son más que los reflejos más débiles. Este amor es similar al que sentimos hacia los grandes hombres del pasado, como el Imam Malik y el Imam Shafi`i, aunque nunca esperamos recibir ningún beneficio personal de ellos y, por lo tanto, es un tipo más desinteresado de amor.

Dios le dijo al profeta David: “El siervo más querido para Mí es el que no me busca por temor al castigo ni a la esperanza de la recompensa, sino por pagar la deuda debida a Mi Deidad”. Y en los Salmos está escrito: “¿Quién es mayor transgresor que el que me adora por temor al infierno o por la esperanza del cielo? Si yo no hubiera creado ninguno de los dos, ¿no habría merecido ser adorado?

La cuarta causa de este amor es la afinidad entre el hombre y Dios, que se menciona en el dicho del Profeta, “Verdaderamente Dios creó al hombre a su semejanza“. Además, Dios ha dicho: “Mi siervo busca la proximidad a Mí, para que pueda hacerlo mi amigo, y cuando lo he hecho mi amigo me convierto en su oído, en su ojo, en su lengua“. Una vez más, Dios le dijo a Moisés: “Estaba enfermo, ¿y no me visitaste?”. Moisés respondió: “¡Oh Dios! Tú eres el Señor del cielo y de la tierra: ¿cómo puedes estar enfermo?”.

Dios dijo: “Un siervo mío estaba enfermo; si los hubieras visitado a él, me habrías visitado a mí”.

Este es un tema un tanto peligroso sobre el que detenerse, ya que está más allá de la comprensión de la gente común, e incluso los hombres inteligentes han tropezado en su tratamiento y han llegado a creer en la encarnación y la unión con Dios.

Aún así, la afinidad que existe entre el hombre y Dios descarta las objeciones de los teólogos mencionados anteriormente, quienes sostienen que el hombre no puede amar a un ser que no es de su propia especie.

Por muy grande que sea la distancia entre ellos, el hombre puede amar a Dios debido a la afinidad indicada en el dicho: “Dios creó al hombre a su semejanza” (Génesis 1:27).


Fuente: Extracto del libro ‘La alquimia de la felicidad’ de Imam Algazali. Traducido desde http://www.newmuslim.net/ por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.