New Muslims APP

Primero diez días de Ramadán: el tercio de la misericordia

Primero diez días de Ramadán: el tercio de la misericordia

Ayunar es uno de los pilares del Islam, y es un acto de misericordia.

Ayunar es uno de los pilares del Islam, y es un acto de misericordia.

Por: Equipo Editorial

Se sabe que Ramadán se divide en tres partes. Los diez primeros días de Ramadán son conocidos como el tercio de la misericordia.

Sabemos que Ramadán es un mes de muchas oportunidades espirituales, pero, ¿qué significa para los musulmanes “misericordia”?

Uno de los nombres de Allah es ar-Rahman, el Más Misericordioso, y llamamos a Allah por ese nombre en casi todo lo que hacemos. Por lo que no es una sorpresa que la Misericordia se manifieste en el mes que Allah creó para Sí mismo.

Anas relató que el Mensajero de Allah (s.a.s.) dijo, refiriéndose a las palabras de su Señor (subhana wa ta’ala: Allah (subhana wa ta’ala) dijo:

“Oh hijo de Adán, siempre que me invoques y me ruegues te perdonaré las faltas que cometas y no me importa. Oh hijo de Adán aunque tus faltas alcanzasen lo más alto del cielo y luego me pidieras perdón, te perdonaré. Oh hijo de Adán, aunque me vinieses con faltas del tamaño de la Tierra y luego te presentases ante Mí sin haberme asociado nada, te daré por igual el perdón”. (At-Tirmidi)

En este hadiz, Allah nos recuerda que Él es ar-Rahman, el Misericordioso, ar-Rahim, el Compasivo. Disfrutar de la misericordia de Allah y de la misericordia del Paraíso, es algo que todos los musulmanes anhelamos. Dice Allah en el Corán:

“Di: ¡Siervos míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de la misericordia de Allah, es verdad que Allah perdona todas las faltas, pues Él es el Perdonador, el Compasivo!”. (Az-Zumar 39:53)

Du’a y Dhikr son las llaves a la misericordia de Allah

Uno de los mejores modos de adoración en los diez primeros días de Ramadán, es hacer Du’a (súplicas) y Dhikr (recuerdo) invocando la misericordia de Allah. Con las puertas del Paraíso abiertas y las del Fuego cerradas, es el momento perfecto para pedir a Allah que bañe a sus siervos de misericordia. Un versículo del Corán que puede ser recitado es:

“Y di: ¡Señor mío! Perdona y ten misericordia, Tú eres el mejor de los misericordiosos”. (Al-Muminun 23:118)

Dice Allah en el Corán:

“Así pues, recordadme que Yo os recordaré; y agradecedme y no seáis ingratos conmigo”. (Al-Baqarah 2:152)

Este es el mejor recordatorio para hacer súplicas a Allah, para pedir Sus bendiciones, para postrarse y pedir por Su misericordia.

Hay otro hadiz que habla sobre la misericordia de Allah en el mundo. Aunque veamos muchas catástrofes y destrucción, también somos testigos de mucho amor: el amor del marido a su esposa y viceversa, de una madre a su hijo, de un profesor a sus estudiantes, de los humanos a los animales etc. El mundo está lleno de misericordia, pero Allah ha dividido Su misericordia en muchas partes, y solo una de ellas se manifiesta en este mundo. El resto de misericordia pertenece a Allah. Imagina la misericordia de Allah en los diez primeros días de Ramadán, e imagina que esa misericordia caerá sobre aquellos que aprovechen estos diez días. Pero imagina también la misericordia que se manifestará en el Día del Juicio y en la Otra Vida.

Ayunar es misericordia

Ayunar es uno de los pilares del Islam, y es un acto de misericordia. A través del ayuno, experimentamos una depuración del cuerpo. Nos recargamos espiritualmente y nos damos cuenta de las distracciones del día a día que no nos benefician. Apreciamos el momento de romper el ayuno, y apreciamos la comida que es una bendición para el cuerpo.

Todo esto es misericordia. En Ramadán tenemos la oportunidad de sentirnos más misericordiosos con nosotros mismos, tener misericordia con aquellos que tienen más que nosotros, o con aquellos que tienen menos. La misericordia se manifiesta en la humildad en muchas maneras. Y esto se puede conseguir en Ramadán ya que está lleno de misericordia de Allah, reflexionando en la abstinencia, y haciendo oraciones de noche.

Allah nos dice en el Corán:

“¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojalá tengáis temor (de Allah)!” (Al-Baqarah 2:183)

Imagina ser reconocido entre los más temerosos de Allah, este es probablemente es regalo más misericordioso que Allah puede dar a Su siervo.

Ayuna y suplica en el primer tercio; el de la misericordia

La belleza de estos primeros diez días de misericordia es que es hay una bendición dentro de otra. Mientras estamos esforzándonos por complacerlo a Él, Allah añade regalos a este mes especial creando estos diez días de misericordia. Su misericordia se muestra en aquellos que realizan buenas obras, y los beneficios de estas son muchísimos. Para aquellos que han cometido faltas, si su arrepentimiento es sincero, si Allah quiere, serán perdonadas. Es en este primer tercio en el que, gracias a la Misericordia de Allah, el temor hacia Él es aumentado, y la misericordia que nos baña nos ayuda a limpiar nuestros corazones y hace que nos volvamos a Él.

Allah ha creado a Sus siervos para que Lo adoren, y dice en el Corán:

“¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojalá tengáis temor (de Allah)!” (Adh-Dhariyat 51:56)

Las virtudes del ayuno son enormes, y una de ellas es que Allah ha elegido el ayuno para Él:

Narró Abu Hurairah, que Allah esté complacido con él, que el Mensajero de Allah, la paz sea con él dijo:

“Dijo Allah, Poderoso y Majestuoso: Toda obra que el hijo de Adam realice es para él, excepto el ayuno que es para Mí y Yo recompenso por él. El ayuno es una protección. Si alguno de vosotros está ayunando que no diga obscenidades. Si es insultado o provocado que diga: ¡Estoy ayunando! Juro por aquel que tiene el alma de Muhammad en Su mano que el aliento del ayunante es más amado por Allah que el olor del almizcle. El ayunante tiene dos momentos de alegría: al romper el ayuno, y cuando llegue el encuentro con Su Señor”. (Bujari y Muslim)

Las recompensas se manifestarán durante los días de Ramadán a aquellos que sinceramente se arrepientan de sus faltas y hagan buenas obras únicamente por Allah. Toda esta misericordia de Allah se extiende durante Ramadán y durante toda la vida del creyente hasta el Día del Juicio, en el que el ayunante puede que sea reconocido de entre los temerosos, si Allah, el Misericordioso, así lo desea.


No dude en contactar con nosotros a través de nuestro servicio de chat, nuestra formulario de contacto o dejando un comentario sobre el artículo. Agradecemos vuestro interés y esperamos poder responder a cualquier duda, pregunta u opinión que queráis compartir con nosotros.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.