New Muslims APP

El Ruh y los tres tipos de ‘nafs’ mencionados en el Corán

El Ruh y los tres tipos de ‘nafs’ mencionados en el Corán

Por: Redacción

Cuando Allah crea a un ser humano infunde el Ruh en ellos. ‘Ruh’ es el espíritu o alma, la fuente de la vida, que se insufla en una persona cuando está en el útero, para dar vida al feto en desarrollo. El estátus del Ruh (Alma) es tal como lo menciona Allah en el Corán en el siguiente verso:

Y te preguntan acerca del espíritu. Di: El espíritu procede de la orden de mi Señor y no se os ha dado sino un poco de conocimiento. (El viaje nocturno, 17:85)

El Ruh lo podríamos definir como el aliento vital que es insuflado en un ser humano cuando es un feto en el vientre de la madre, es la vida que no tiene razón de ser más que porque es. Mientras que ‘Nafs’ es la parte del ser humano que se desarrolla en el individuo en su encuentro con las circunstancias. El Nafs es la personalidad, la idea de sí mismo que tiene un individuo, la consciencia de qué es. En el Corán, Allah ha descrito tres tipos de nafs. Una persona puede pasar por las tres etapas en cualquier momento de su vida.

Las tres etapas son:

1) Nafs al ‘Amara Bissuu’ (el ‘Nafs que incita al mal’, el que está dominado por sus pasiones)
2) Nafs al`Lawwama (el ‘Nafs’ que se recrimina’, el que es capaz de autocorregir su conducta)
3) Nafs al`Mutma`inna (el ‘Nafs’ que está complacido, el que ha aceptado al realidad y está complacido con ella).

Para comprender mejor el concepto de Nafs, podemos compararlo con la teoría psicoanalítica de la personalidad de Freud, aunque esto no quiere decir que ambos conceptos signifiquen los mismo. Esta teoría afirma que hay tres componentes inherentes en la personalidad de cada uno:

a) El ello
b) El ego y
c) El superego

Nafs al`Ammara Bissuu

Nafs al`Ammara Bissuu puede definirse como el ‘ello’. Esta es la etapa animal de los nafs en la que las acciones de una persona están regidas por sus emociones y motivaciones instintivas sin reflexión crítica de las repercusiones ni de los límites, y que en muchos casos pueden ser perjudiciales. Una persona no puede controlar sus deseos e impulsos cuando está en esta etapa. Según Freud, el ‘ello’ es crudo, salvaje e inmoral. Esta etapa del nafs está guiada por el principio de la búsqueda de placer. No se considera lo correcto o incorrecto y solo tiene en cuenta la satisfacción de sus deseos.

Este tipo de nafs está mencionado en el el Corán:

Y yo no digo que mi alma sea inocente pues es cierto que el alma ordena insistentemente el mal, excepto cuando mi Señor tiene misericordia. Es verdad que mi Señor es Perdonador y Compasivo. (Yusuf, 13:53)

El Nafs al ‘Amara Bissu está guiado por los deseos y pasiones terrenales.

Nafs al`Lawwama

Nafs al`Lawwama es la segunda etapa del nafs que comprende los conceptos freudianos de ego y superyó. Es una etapa autocrítica durante la cual un individuo revisa sus acciones. Las buenas acciones son continuadas y las malas son rechazadas. El ego aquí actúa actúa de forma autocríticas de sus acciones. Decide qué deseos cumplir y de qué manera. Pero está sujeto a sus impulsos y pasiones y en ocasiones escapan a su control.

El superyó es el aspecto ético de la personalidad que considera solo la acción correcta independientemente de la realidad o las consecuencias. El ego es el que decide lo que debe hacer con un impulso o deseo y es capaz de dominarlo y no ser domindao por él. Así, Nafs al`Lawwama es la etapa del conflicto y dialéctica y la etapa en la cual se tiene control sobre los impulsos y pasiones. En esta etapa, el nafs también se conocen como ‘el alma que se reprocha’, como se menciona en el Corán en el siguiente versículo:

¡Y juro por el alma que se reprocha*! *[La que se reprocha a sí misma sus faltas.] (El levantamiento, 75:2)

Nafs al Mutmainna

Nafs al Mutmainna es la etapa más elevada y pura del nafs, con la que tal vez Freud nunca trató. En esta etapa, estamos sometidos completamente a la realidad de la existencia, Allah, y nuestros deseos e impulsos están completamente alineados con aquello que agrada a Allah y rechazamos aquello que desagrada a Allah, sin que esto nos cause ningún conflicto. Estamos complacidos con Allah y Allah está complacido con nosotros. Este nafs se menciona en el Corán en el siguiente versículo:

¡Oh alma sosegada! Regresa a tu Señor, satisfecha y satisfactoria. (Al-Fajr 89:27-30)

Ibn Al-Qayyim ha mencionado: “Los nafs son una entidad única, aunque su estado puede cambiar de Nafs al`Ammara Bissu, a Nafs al`Lawwama, a Nafs al`Mutma`inna, que es el objetivo final de la perfección” y el propósito de la vida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.