New Muslims APP

Mi camino hacia la memorización del Corán

Mi camino hacia la memorización del Corán

Si preguntas a alguien que ha completado la memorización del Corán, todos te contarán un historia diferente de cómo lo han logrado. Esta es la mía.
Si preguntas a alguien que ha completado la memorización del Corán, todos te contarán un historia diferente de cómo lo han logrado. Esta es la mía.
Por: Afraz Khan

Si le preguntas a alguien que ha completado la memorización del Corán, todos tendrán una historia que contar de cómo lo lograron; esta es la primera vez que escribo una parte de este viaje para compartirlo.

Comencé la memorización el Corán cuando estaba en quinto grado. Mientras que otras personas en mi comunidad se tomaron unos años libres de la escuela para completar esta tarea a tiempo completo o se fueron al extranjero para participar de una manera integral en el estudio religioso, yo pensé (con el apoyo y el aliento de mi familia) que podría equilibrar esto con la escuela. Mi maestro, Bilal Lakhani, quien me enseñó a leer a leer el Corán en árabe cuando era un niño, creó un pequeño programa para mí y otros dos estudiantes en el que nos reuníamos dos horas con él todos los días después de la escuela durante la semana y aproximadamente 3 horas los fines de semana.

Se convirtió en una práctica rutinaria de aprender nuevos versículos, revisar los que ya había aprendido y pasar horas trabajando hacia una meta que realmente no podía explicar completamente a la mayoría de mis compañeros.

A medida que llegaron los últimos años de la escuela secundaria y aumentaron los trabajos y los exámenes de la universidad, hubo períodos (de algunos meses cada vez) en los que dejé de ir a la clase de Corán. Me esforzaba por asignar tiempo a una prioridad que no era compartida por otros a mi alrededor. Se hizo difícil ver el valor de completar esta tarea cuando no parecía tener ningún peso material o financiero a los ojos del mundo que me rodeaba, como sí lo haría una carta de aceptación universitaria, un diploma o una beca.

Durante mi último año de secundaria dejé de ir a clases durante unos 9 meses. Fue una combinación de prioridades académicas y sociales, así como una pérdida gradual de motivación para continuar haciendo algo que estaba perdiendo importancia. La pregunta interna fue: “¿qué voy a hacer con miles de versos en mi cabeza? ¿Qué me va a dar eso?”. Me faltaban unos 10 de los 30 capítulos por memorizar y lentamente estaba olvidando la mayoría de los capítulos que ya había memorizado. Si lo dejaba ahora, no necesariamente perdería cualquier otra cosa que sintiera que la vida me estaba dando.

Aún así había una sentimiento de culpa dentro de mí por haber puesto años de esfuerzo en algo y ahora estaba dejando que se me escapara con facilidad. Había muchas historias de “horror” que escuchaba de amigos de la familia de personas que conocían y que habían memorizado casi todo el Corán, pero que simplemente no pudieron terminar. Algo les impedía llegar al final.

Durante el intervalo de 9 meses recuerdo estar sentado una vez en un parking esperando a que viniera un amigo. Como sucedía ocasionalmente, comencé a pensar nuevamente en mis estudios coránicos. Saqué el Corán de mi guantera solo para asegurarme de que no estaba tan lejos de los versículos del libro como pensaba que estaba. Cuando comencé a leer capítulos que ya había memorizado comencé a llorar. Recuerdo claramente sentir lo extrañas que me parecieron las palabras. Podía sentir años de esfuerzo haber sido completamente desperdiciados. Podía sentir la creciente presión de renunciar oficialmente a medida que el último año de instituto estaba terminando y la universidad empezaba en otoño. La parte más difícil fue que no estaba seguro de cómo explicar esta lucha interna a las personas que me rodeaban.

El concepto de un año sabático comenzó a rondarme. Esta idea la sentía como extremadamente radical: retrasar el período de inscripción a la universidad y tomarme un año completo para dedicarlo a esta causa. El desafío era garantizar que podría memorizar Corán completamente y repasarlo durante este año, porque una vez que la universidad comenzara tratar de mantener esto a tiempo parcial sería imposible.

En junio de 2012, después de graduarme de la escuela secundaria, contacté a mi maestro de Corán después de meses de no haber hablado con él. Reconocí que me había equivocado, que había descuidado todo lo que había invertido en mí como estudiante durante los últimos 7 años y finalmente le pedí que me tomara de vuelta bajo su ala en el transcurso de mi año sabático.

El corazón me dio un vuelco cuando escuché su respuesta y aún me aferro a la captura de pantalla del texto completo que escribió. “Me ha dado por vencido contigo… nunca tuve un estudiante que me dejara así y me sorprende que pienses que podrías volver… No sé lo que esperas ganar al volver … no eres el mismo estudiante que una vez respeté”.

Tenía todo el derecho de rechazarme, pero por su amor y misericordia, finalmente me dio otra oportunidad. Recuerdo el primer día que regresé a clase, él me llevó a un lado y tuvimos una larga conversación sobre todo lo que sucedió en los últimos 7 años. Lloré, sintiéndome abrumado por la tarea que tenía por delante, pero también agradecido de que estuviera dispuesto a hacer un plan para garantizar que esto funcionara.

El año sabático fue realmente una rutina. 8–9 horas dedicadas cada día a aprender nuevos versos, volver a memorizar viejos versos y repasar viejos capítulos que una vez tuve la capacidad de recitar con fluidez sin dudarlo. Hubo varios días en los que me encontré llorando, aún luchando por descubrir cómo volver a donde estuve una vez. Tuve la suerte de también poder unirme a otra escuela local donde obtuve apoyo adicional de otros maestros y amigos en mis esfuerzos por memorizar este libro.

Durante este año sabático las mañanas y las tardes las dedicaba a mis estudios coránicos y por la noche daba clases particulares a estudiantes de secundaria y preparatoria. Sabía que si no estaba trabajando ni en la universidad, tenía que encontrar otra forma de empezar a ahorrar dinero.

Recuerdo a veces sentirme desanimado al ver a amigos comenzar sus experiencias universitarias mientras que yo elegía poner todo en espera para perseguir una meta que, una vez más, no era una que la mayoría de mis círculos pudieran entender o sentirse identificados. Sin embargo, al reflexionar, creo que esto fue fundamental para mi crecimiento personal. Dar este paso drástico para romper con el camino típico de buscar inmediatamente una educación superior después de la escuela secundaria significaba probar lo que significa establecer mis propios objetivos y desarrollar una trayectoria que no estuviera vinculada a los estándares tradicionales de crecimiento y éxito.

Después de 8 años de haber comenzado, tuve la suerte de haber terminar la memorización del Corán el 29 de enero de 2013. Me esforcé intencionalmente en las semanas previas a esta fecha para asegurarme de poder terminar el día que era el aniversario de bodas de mis padres para que este día fuese aún más especial para ellos, como se lo merecían.

Mi maestro y yo nos abrazamos después de terminar de recitar los últimos versos. Me palmeó la espalda como siempre lo hace y, aunque no es alguien que muestre mucha emoción, sentí su alegría. Dijo: “Rezo para que todos mis alumnos sean tan trabajadores como tu”. Fue un momento particularmente especial para él ya que fui su primer alumno en sus 13 años de enseñanza que completó esta hazaña.

Pasé las siguientes semanas repasando los versos aún más, ahora pudiendo recitar casi una cuarta parte del Corán diariamente de memoria. Entonces tuvo la oportunidad de vivir con algunos familiares en Europa y trabajar en el extranjero durante un par de meses antes de regresar a los Estados Unidos para dirigir las oraciones nocturnas de Ramadán (Tarawih) por primera vez como un hafidh (alguien que ha completado la memorización del Corán).

En los años posteriores a este logro y durante toda la universidad, me he esforzado por profundizar mi comprensión de la gramática y el vocabulario árabe clásico, entre otras manera, atendiendo en el Zaytuna College un curso de verano intensivo de árabe coránico, haciendo un curos de Studio Arabiya de 8 semanas, inscribiéndose en clases de árabe estándar moderno en NYU y estudiando textos clásicos bajo Suhaib Webb.

Avancemos varios años hasta el 2019 y he visto de primera mano el impacto social y espiritual que este logro ha tenido en mí y en las personas que me rodean, que incluye:

– Servir como educador dentro de mi propia comunidad al explicar las sabidurías entrelazadas en estos versículos que pueden servir como base para purificar nuestros corazones internamente y construir comunidades sólidas, equitativas e inclusivas externamente.
– Dar discursos donde puedo construir un lenguaje y un marco de pensamiento que conecte narrativas de las Escrituras con el trabajo de justicia social de hoy y mi trabajo diario en el Programa de Justicia Racial de la ACLU en el que abordamos casos de discriminación en el sistema de justicia penal, vivienda y educación.
– Hablar en eventos, en escuelas y en paneles sobre los principales pilares del Islam y profundizando en los versos de justicia, perdón y equidad de género dentro de esta tradición de fe que a menudo se descuidan y socavan porque alterarían la narrativa estándar de que el Islam es una religión ‘inherentemente violenta’ y ‘opresiva’
– Pasar fines de semana enseñando a amigos y compañeros a leer el Corán en árabe.

Y, por supuesto, guiando a cientos de personas en la oración durante el mes bendecido (Ramadán) y también en reflexión mientras me esforzaba por compartir algunas ideas cada noche sobre los versos que se recitaban.

Si me dijeras que todo esto sería parte del producto final de años de compromiso con el Corán, nunca te habría creído. Mi viaje (que aún está en curso) con esta Escritura no solo ha sido de humildad, sino también revelador. Cuando eres capaz de alcanzar un nivel de sinceridad verdadera hacia cualquier objetivo, los beneficios que puedes obtener de ese logro son potencialmente infinitos. Una vez que la base de lo que haces existe fuera de las expectativas que otras personas tienen de ti, ya no estás atado al impacto definido que creen que tendrás. Establece su propio curso y construye su propio camino y crece de maneras que otros no pueden comprender.

Agradezco al Omnisciente por haber diseñado mi camino con tanto cuidado para poder sentir tanto el dolor del fracaso como la humildad y la alegría del éxito. Agradezco a mi madre, a mi padre y a mi hermana, a mi maestro y a los amigos y familiares a lo largo de los años que estuvieron allí como fuente de apoyo y amor durante todo este proceso. La búsqueda de un mayor crecimiento continúa.


Fuente: Medium Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.