New Muslims APP

Nuestra relación con el Corán y cómo lo entendemos (1/4)

Nuestra relación con el Corán y cómo lo entendemos (1/4)

El corán y el concepto de Islam están tan interrelacionados que decir que nuestra relación con el Corán es un ejemplo de nuestra relación con el Islam no es un exageración
El corán y el concepto de Islam están tan interrelacionados que decir que nuestra relación con el Corán es un ejemplo de nuestra relación con el Islam no es un exageración
Por: Spahic Omar

El Corán fue revelado por Allah a través del Profeta Muhammad (pbuh) a la humanidad para sacarlos de la oscuridad desorientadora y debilitante de la falsedad, la ignorancia y las supersticiones, a la luz y el resplandor de la verdad, la guía y el conocimiento correcto. El Corán es el único medio disponible al hombre mediante el cual puede comunicarse directamente con su Creador, Señor y Sustentador. No queda ninguna otra alternativa, ya que todas las Escrituras anteriores han sido manipuladas, corrompidas o completamente perdidas. Nuestra relación con el Corán es casi un sinónimo de nuestra relación con nuestro Din.

Este hecho es un sello del mensaje islámico. El hombre no necesita intermediarios de ningún tipo, conceptuales o físicos, entre él y su Señor. Todo el asunto de la vida es únicamente entre el hombre y Allah. Todo y todos los demás representan algo secundaria, juegan un papel secundario en esa relación. Allah “está” solo un verso coránico (ayah), un pensamiento contemplativo o una súplica sincera de él.

El hombre ha sido creado para conocer, adorar y servir a Allah (al-Dhariyat, 56). Sin embargo, esto no implica en modo alguno que el hombre se absorba total y exclusivamente en rituales religiosos y pase la mayor parte de su tiempo principalmente en mezquitas o en otras instituciones y establecimientos religiosos. De hecho, tal sería un asunto poco práctico, poco interesante y aburrido. Más bien, eso significa que el hombre, en su calidad de vicegerente (Jalifa) de Allah en la tierra debe vivir su vida “al máximo”, pero solo de acuerdo con los patrones y paradigmas instituidos por el Creador. El hombre debe vivir su vida no de acuerdo con su propia voluntad, sino de acuerdo con la voluntad del Creador y el que posee la vida. Todas y cada una de las creaciones deben someterse solo a su Creador, en lugar de a otras creaciones. Tan imperfecto, defectuoso y débil es el hombre, y de hecho todas las demás creaciones, que no puede ser calificado para ninguna de las tareas relacionadas con el señorío espiritual y existencial y la autosuficiencia.

Dicho esto, el Islam no es una religión en el sentido del cristianismo, el judaísmo, el hinduismo, el budismo, etc. El Islam es una forma completa de vida. Es un estilo de vida integral, cultural y civilizacional. Es una forma de sumisión total a la voluntad, el conocimiento y la guía de Allah. El Islam no es una religión de meras palabras, lemas o símbolos. No es una religión de una filosofía abstracta, o puramente un conjunto de rituales religiosos. El Islam no conoce distinciones entre las esferas espirituales y materiales de la existencia a lo largo de las líneas ideológicas y ontológicas. Afirmar algo así es distorsionar el mensaje islámico. Debido a la unidad y la unicidad de Allah (tawhid), el Islam también propaga la unidad y la unicidad de la verdad y del significado, propósito y providencia de la vida y el hombre.

El Islam es una religión de creencia sincera (iman), acciones y hechos (‘amal salih). Es una religión de logros de la vida. El Islam es vida, y la vida, en la forma en que Allah la creó y predeterminó, refleja la quintaesencia y el espíritu del Islam. La palabra “islam”, que denota una sumisión total a Allah a través de los actos, palabras y pensamientos de cada uno, lo atestigua claramente. Por lo tanto, no hay nada más emocionante, fascinante, sano y gratificante que vivir la vida en nombre y para el Creador del universo. Someterse completamente y adorar a Allah solo significa liberación personal, autoafirmación y realización personal en los sentidos más verdaderos de esas palabras.

Por lo tanto el Islam debe ser vivido, no practicado. Los verdaderos musulmanes viven el islam. Quienes lo practican aún tienen que experimentar la belleza auténtica y la dulzura de la creencia islámica.

Es por eso que algunas personas al final se convierten en apóstatas. Se cansan o se hartan de practicar algunos rituales secos, rígidos y sin sentido enraizados en poca o ninguna verdad genuina.

De hecho, los apóstatas nunca fueron musulmanes según la concepción e interpretación coránica del término. Nunca fueron musulmanes porque los verdaderos musulmanes no se convierten (no pueden) en apóstatas. Una persona no puede renunciar a lo que intrínsecamente es y lo que primordialmente debía ser. Solo puede darse por vencido y abandonar su vida artificial y los patrones de vida artificial que se le imponen de manera antinatural, lo que hizo de manera regular y constante para mejorarlos y convertirlos en una parte cotidiana de su vida rutinaria. Positivamente, el Islam no puede ser un estilo de vida y cultura artificial, no natural y simulada.

Como una pequeña digresión, aquellos que no se suscriben ni siguen el único mensaje y guía destinados a la humanidad, que fue revelado a todos los profetas de Allah durante toda la historia humana, siendo Muhammad, la paz sea con él, el mensajero final, en realidad no “viven” . Sólo existen, como las demás realidades animadas e inanimadas la vida. Duermen y se despiertan solo cuando salen de esta vida fugaz. La idea de vida está unida a ellos solo metafóricamente.

En su calidad de libro divino de guía, inspiración, verdad, signos claros, curación, misericordia, buenas nuevas y sabiduría y conocimientos definitivos que abarcan todo lo necesario para el cumplimiento del propósito ontológico de la existencia (al-Baqarah, 97, 185; Yunus, 57; al-Isra ‘, 82; al-Nahl, 89), el sagrado Corán explica todo lo que es el Islam como un código total de la vida. El Corán es un símbolo del mensaje islámico. Los dos se han vuelto inseparables, casi sinónimos entre sí. Por lo tanto decir que nuestra relación con el Corán es un ejemplo de nuestra relación con nuestro Din, no es una axageración.


Fuente: https://medinanet.org Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.