New Muslims APP

Nuestra relación con el Corán y cómo lo entendemos (3/4)

Nuestra relación con el Corán y cómo lo entendemos (3/4)

En nuestra relación con el Corán es más importante el cómo lo leemos, entendemos y aplicamos, que la cantidad en la que lo hacemos.
En nuestra relación con el Corán es más importante el cómo lo leemos, entendemos y aplicamos, que la cantidad en la que lo hacemos.
Por: Spahic Omar

A menudo escuchamos declaraciones con el sentido de que deberíamos leer al menos un yuz (el Corán tiene 30 yuz o porciones, cada uno de los cuales tiene aproximadamente 20 páginas) al día. De esta manera deberíamos terminar todo el Corán (khatm al-Corán) al menos una vez al mes. En el mes de Ramadán, el mes del Sagrado Corán, sin embargo, se espera que esta relación con el Corán se intensifique y se espere que uno recite y lea más.

Si esto se dice en el contexto de una relación verdaderamente fructífera con el Corán, y como parte de los procesos auténticos de creación de la personalidad, la familia y la comunidad, entonces el asunto es extraordinariamente brillante y, por lo tanto, se recomienda. Pero si se dice en el contexto de una relación unidimensional, incorrecta y única basada en intereses con el Corán, entonces el asunto se vuelve bastante objetable. Está destinado a causar tanto mal no intencionado como bien premeditado, tanto a nivel individual como social de la presencia cultural y civilizadora musulmana. Está destinado a contribuir aún más a consolidar y perpetuar todos los aspectos negativos de una problemática relación entre el Corán.

Como resultado, hay muchos musulmanes, especialmente no árabes, que han recitado el Corán muchas veces, pero no son conscientes de sus significados y mensajes fundamentales. A otros ni siquiera les importa.

Entonces uno se pregunta: ¿qué tipo de musulmanes son musulmanes? ¿Qué tipo de islam siguen? ¿Cómo podrían cambiar el mensaje verdadero, inequívoco, natural y lógico del Islam y el Corán por algunas alternativas irracionales, sin sentido y espirituales, éticas y epistemológicas extranjeras? ¿Quiénes han sido los principales culpables de la situación, y en qué circunstancias se produjo un comercio tan poco rentable?

Estas preguntas son convincentes y se imponen espontáneamente considerando que, en el Islam, no se aceptan a ciegas creencias y compromisos espirituales basados ​​en pruebas y razonamientos irracionales. El Islam es una religión racional, equilibrada y abierta, por lo que los musulmanes deben ser los más racionales y abiertos de todas las personas. Desde su inicio, el Islam declaró una guerra ideológica contra esto y otros crímenes y delitos intelectuales y espirituales similares que solo pueden paralizar y retener a las personas en su viaje de civilización. Allah dice:

Y no persigas aquello de lo que no tienes conocimiento pues es cierto que del oído, la vista y el corazón, de todo ello, se pedirán cuentas. (El viaje nocturno, 17:36)

En consecuencia, cualquier acto de seguimiento ciego basado en la ignorancia absoluta, incluso en ritos o ceremonias puramente religiosos, es un curso de acción abominable, ya que ignora las tareas proyectadas y las habilidades de las facultades otorgadas al hombre.

Por lo tanto, una persona que es ajena a los mensajes inspiradores e iluminadores del Corán difícilmente puede afirmar que posee una creencia islámica auténtica; ni puede pretender ser un verdadero musulmán. El Corán es la única fuerza que hace que una persona sea creyente y musulmana. Una persona no lo hace de manera independiente y por su propia cuenta. Tampoco él dobla y ajusta el contenido del Corán, convirtiéndolo en un instrumento de validación de sus creencias y prácticas, en parte o en su totalidad, no islámicas. La gente debe dejar de ser cultural o nominalmente musulmana. Deben convertirse en seguidores ilustrados, racionales, sinceros y “revolucionarios” del Islam, beneficiándose no solo a sí mismos y a sus hermanos musulmanes, sino también a los no musulmanes.

Una de las cualidades más destacadas del Corán es que es muhaymin (el guardián, el testigo y el supervisor) (al-Ma’idah, 48). El Corán inspira, protege y supervisa, con especial cuidado a las almas humanas a las que afect y guardada. El Corán es la fuente; las almas humanas son el objetivo y los beneficiarios. Aceptar como verdad, tanto en teoría como en práctica, que el Corán es lo que Allah dice que es, se encuentra en el centro de un principio islámico esencial según el cual todo musulmán debe creer en los profetas y sus libros sagrados (revelaciones) por encima de los cuales se encuentran el profeta Muhammad, la paz sea con él y el Corán. Como la revelación final y el milagro eterno para la humanidad, el Corán supera en autoridad e influencia todos los milagros anteriores asociados con los profetas anteriores, que es uno de los significados subyacentes del muhaymin. Si ese no es el caso, el problema no está con el Corán, sino con y dentro de nosotros.

Es debido a esto que Allah describe el Corán como “ruh” (alma, espíritu, inspiración, comando) (al-Shura, 52), lo que significa que el Corán inspira y sostiene una vida moral, intelectual y espiritual con y en aquellos que lo abrazan como su compañero y guía de vida. Por lo tanto, en el mismo verso en el que se ha mencionado la noción del Corán como “ruh”, las nociones de libro (conocimiento verdadero), fe, guía, iluminación y el camino recto también se han articulado, por lo que la naturaleza integral del impacto coránico en el fenómeno de la existencia en general se explica claramente. Esto se aplica tanto a individuos y sus misiones de vida personal como a instituciones, comunidades y naciones y sus misiones colectivas. Una de las mejores maneras de contemplar el Corán como un milagro en acción es presenciar y experimentar lo que le hace a nuestras almas y a nuestros sistemas de vida y organizaciones tanto individuales como sociales cuando se lo invita y se lo permite debidamente.

Por razones obvias, históricamente, el Corán ha funcionado como un catalizador duradero de la alfabetización espiritual e intelectual en el mundo musulmán. La tasa de alfabetización la mayor parte del tiempo fue increible. Por ejemplo, durante algunas de las épocas musulmanas más prósperas, muchos no solo eruditos, sino también personas comunes en los vastos territorios musulmanes fueron bilingües. Hablaban, o podían entender, el árabe como el idioma del Corán, aparte de sus propios idiomas nativos como el turco, el persa, el urdu, etc. No es de extrañar que los enemigos del Islam siempre se esforzaran por alienar a los musulmanes del Corán y de la lengua árabe: a los árabes de la pureza de su lengua en favor de algunos vernáculos o dialectos peculiares y huecos, y a los no-árabes de ella a favor de algunas alternativas igualmente peculiares y huecas servidas en nombre de falsos formas de refinamiento cultural y clase; sabían muy bien que el Corán es el punto donde el caso del Islam y los musulmanes puede ser más perjudicados.

En general, es irrelevante cuánto se recita del Corán. Lo que es relevante es cómo lo lee, cuánto se comprende de la infinita sabiduría y los mensajes del Corán, y con qué exito se traduce e implementa lo que se aprendió en el complejo y exigente escenario de la vida. Leer el Corán para entenderlo correctamente y aplicarlo de manera efectiva en la vida es lo que debe ser la lucha de todos los musulmanes (jihad personal), independientemente de lo rápido o lento que pueda ser el proceso. Las personas nacen diferentes con diferentes inclinaciones y dotes intelectuales y espirituales, por lo tanto, sus resultados y metas variarán en consecuencia. Lo que más se aprecia a los ojos de Allah es la conveniencia y sinceridad de las intenciones, la dedicación al noble propósito y la perseverancia. En otras palabras, lo que más importa son los esfuerzos generales y algunos componentes y criterios intangibles espirituales, en lugar de números absolutos, cifras y algunas medidas y estándares cuantificables irrelevantes. En ciertas situaciones, claramente, menos significará más.


Fuente: https://medinanet.org Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.