New Muslims APP

Principales temas y significado del Sura al Kahf

Principales temas y significado del Sura al Kahf

El significado del Surah al Kahf radica en entender los arquetipos y parábolas que encontramos en él.
El significado del Surah al Kahf radica en entender los arquetipos y parábolas que encontramos en él.
Por: Shaij Walead Mosaad

El Corán nos enseña a menudo en forma de arquetipos, lo que significa que las parábolas, las historias, no son meras historias para recordar sino que tienen una interesante lección que aprender. De hecho, cuando hablamos del significado del Sura al Kahf, descubrimos que muchos de los detalles que algunos de vosotros querría saber, como, ¿cómo se llamaban las personas de la cueva? ¿Cuantos eran? ¿Cuánto tiempo permanecieron allí o durmieron? ¿Qué pasó después de que fueran encontrados? La Sura en realidad no te da muchos detalles sobre ellos porque ese no es el asunto. El asunto son las lecciones que podemos aprender.

El Corán es una luz

Como sabemos, el Corán tiene aproximadamente 600 páginas, seis mil o más versos. No puede cubrir todos los aspectos, todos los encuentros que tendrás en tu vida. Y no está destinado a hacer eso. Está destinado a iluminarte.

Muchos de nosotros conocemos los Hadices que se han transmitido sobre los méritos de recitar este capítulo particular del Corán los viernes. Que expía nuestras faltas de un viernes al siguiente. Es una protección contra Dayyal o el Anticristo. Algunos otros transmisiones mencionan que es una protección contra el castigo de la tumba. Y se supone que se recita todos los viernes.

Pensemos un poco en esto. ¿Por qué todas las semanas? ¿Y por qué particularmente como protección del Dayyal? Cada semana significa que no es solo algo para leer y dejarlo. Incluso si tienes una parte del Corán que recitas normalmente, debes de incluir la Sura al Kahf. Por lo tanto, podría ser uno de los capítulos más recitados del Corán, si se sigue la Sunna de recitarlo todos los viernes.

Además, esta idea del Masih al Dayyal, como principio de la creencia, creemos que este ser o individuo en particular existirá y habrá grandes pruebas y tribulaciones asociadas con él hacia lo que llamaríamos el fin de los días.

Cuatro parábolas principales

Si nos fijamos en la Sura al Kahf y las parábolas que contiene, encontraremos cuatro parábolas principales.

1. La gente de la cueva a menudo referida en las tradiciones judaicas y cristianas como los Siete Durmientes.

2. Encontramos al Sahab al Jannatayn: los dos hombres que poseían jardines.

3. Nuestro maestro Musa y nuestro maestro Khidr o Abd al Salih: el sirviente justo.

4. Dhu al Qarnayn que muchos de mufassirun (exegetas) mencionan como Alejandro Magno.

Entonces tienes cosas que precedieron a muchos, muchos años, la profecía del Profeta Muhammad, que las bendiciones y la paz sean con él. Sin embargo, de alguna manera en cada uno de ellos hay un arquetipo o paradigma particular del que podemos aprender.

Sabemos que en las pruebas y tribulaciones asociadas con el Dayyal hacia el final de los días, este será un proceso culminante. En otras palabras, culminará en eso. No comienza con eso. En otras palabras, nuestra visión de la historia, o la visión de la historia del mundo islámico, es una que está considerando un declive sucesivo. Nuestro declive no significa que disminuiremos en términos de destreza tecnológica y las cosas que podemos hacer.

El declive de la humanidad

Estas personas de las que se habla en Sura al Kahf se movían a lomos de un burro y hoy podemos volar en máquinas que van a mil veces la velocidad o diez mil veces la velocidad del burro. Podemos crear materiales que, si en algún momento tal vez hubiera un millón de personas viviendo en la faz de la tierra, ahora tenemos cosas que probablemente podrían matarlos a todos de una sola vez.

No estamos hablando de este tipo de declive, sino de un declive en la faceta más importante, el aspecto más importante. Es un declive en nuestra propia humanidad, en lo que nos define como seres humanos. Y lo que define como seres humanos no son las cosas que podemos crear, no las cosas que podemos hacer, sino más bien la realización de los atributos en el ser humano que son reflejo de los atributos de Allah. Hay una correlación entre los dos.

Conocimiento, sabiduría, compasión, misericordia: las mismas cosas que buscamos de Allah el Altísimo, esas son las cosas que deberían estar incrustadas dentro de nosotros y esas son las cosas que debemos buscar por nosotros mismos. Este declive comenzó con la muerte del profeta Muhammad, las bendiciones y la paz sean con él. Y no habrá profetas después de él. La única vez que tendremos un reinicio menor será cuando llegue el Profeta Isa, la paz sea con él. No tanto como un profeta con una nueva revelación, sino como un seguidor del último Profeta, Muhammad, que las bendiciones y la paz sean con él.

Los demonios menores

Entonces tenemos un reinicio, pero hasta entonces, existe este período constante de declive en nuestra propia humanidad. Eso significa que podemos tener el Dayyal,  con D mayúscula. Pero vamos a tener muchas dajjalene: muchas, muchas personas que incorporan los atributos de un impostor que siembra corrupción y estragos en la tierra.

Estoy hablando de nuestro propios ser. Todos tenemos dentro de nosotros mismos este yabarut, este tipo de tiranía dentro de nosotros mismos. Tenemos el potencial para ello y una de las cosas sobre su humanidad es reconocer que tiene el potencial para esto. Darnos cuenta de que solo por ser el hijo o la hija de esta persona o esa persona, o si eres de este pueblo o linaje o tribu en particular, no te hace inmune.

Una de las cosas sobre el creyente es que tienen confianza en Allah el Altísimo, pero al mismo tiempo, su Iman (creencia) es tal en el que se dan cuenta de que nunca podemos cumplir verdaderamente todos los aspectos. Es por eso que muchos de los teólogos han dicho que es válido decir: “Soy un creyente, insha Allah”.

Algunos teólogos dijeron que no, que esto suena como kufr, porque no estás seguro de si eres un creyente o no. Pero los que dijeron que está permitido y que es válido, explican que lo que se quiere decir es: “Quiero creer que tengo un verdadero Iman (tengo una creencia sincera) y que Allah lo aceptará en última instancia”. Entonces, lo que dudamos es si Allah lo va a aceptar y eso nos pone automáticamente en una posición de humildad.

El significado de la esclavitud

¿Cuál es el primer verso de la Sura al Kahf?

Las alabanzas a Allah que ha hecho descender a Su siervo el Libro y no ha puesto en él nada que fuera tortuoso. (Sura al Kahf 18: 1)

Cuando hablamos del profeta Muhammad, las bendiciones y la paz sean con él, en su estado más alto, él diría: “Soy un mensajero y soy un profeta y soy un esclavo de Allah”. Así que el reconocimiento más alto de nuestra humanidad es reconocer ante todo que somos siervos de Allah, que eres un esclavo. Y que la agencia completa no es para nosotros, sino que es de Allah el Altísimo.

El Sura al Kahf comienza de esta manera, recordándonos bien que este Libro fue revelado al esclavo de Allah. Cuando Musa, la paz sea con él, se encuentra con Al Abd al Salih, el sirviente justo, que conocemos como Jidr, la paz sea con él, nuevamente se refiere a él como un esclavo. Y este es un hombre que sabía cosas que Musa, la paz sea con él, no sabía.

Hay una lección en esto para nosotros. Que para que podamos actualizar los aspectos más importantes y bellos de la humanidad tenemos que ser esclavos. Como el Profeta, las bendiciones y la paz sean con él, dijo: “Eres un esclavo de lo que amas”.


Fuente: Seekers Guidance / Traducido y editado por newmuslim.net/es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.