New Muslims APP

Sobre explicar el Corán

Sobre explicar el Corán

Explicar el Corán es una tarea para la que se requieren conocimientos precisos
Explicar el Corán es una tarea para la que se requieren conocimientos precisos
Por: Imam Nawawi

Explicar el Corán

No está permitido que alguien explique el Corán sin conocimiento y la cualificación para hablar sobre sus significados. Los hadices al respecto de esto son muchos, y sobre ello hay consenso. Es permisible y apropiado que solo los eruditos expliquen [el Corán]; sobre esto también existe consenso.

Cuando alguien está cualificado para explicar el Corán -una persona que reúne todas las herramientas a través de las cuales se conocen los significados [del Corán] y el significado pretendido es evidente para él- puede entonces explicarlo si es algo que ha logrado a través del razonamiento intelectual independiente [ijtihād].

Tales conocimientos incluyen los significados y leyes del [Libro]: lo oculto y lo aparente, lo que es universal y lo que es particular, las inflexiones gramaticales, y más. Pero si lo que transmite es algo que no se logra mediante el razonamiento intelectual independiente, sino de transmitir [los pensamientos de los demás] (esto son los asuntos conocidos y transmitidos a través del naql, transmitir lo que otros eruditos han dicho. Esto incluye cosas como lo abrogado y las circunstancias particulares de una revelación.) y explicar las frases lingüísticas, no está permitido que lo transmita sino por transmisiones rigurosamente autenticadas por expertos cualificados. En cuanto a alguien que no está cualificado [para ofrecer explicaciones originales] por no haber obtenido las herramientas académicas, no está permitido que ofrezca una explicación, pero puede transmitir las explicaciones de expertos cualificados.

Sobre usar opiniones no autenticadas

Quienes ofrecen sus opiniones sin pruebas válidas se pueden clasificar de la siguiente manera:

(1) Una person que usa un versículo para justificar la validez de su madhhab particular [enfoque legal] y para fortalecer sus pensamientos, aunque lo que se pretende en el versículo no sea preponderante en su mente como [prueba de su opinión], sino que solo busca triunfar sobre su oponente.

(2) Una persona que intenta llamar a lo que es bueno, pero usa un versículo para justificar su posición sin que la indicación [del versículo] sea realmente evidente para él; y

(3) Una persona que explica las frases en árabe [del Corán] sin estar familiarizado con sus significados según lo propuesto por académicos cualificados, a pesar de que [el significado de] las frases son algo que solo puede tomarse por medio de académicos cualificados en el árabe y su explicación. Esto incluye dilucidar el significado de una frase y sus inflexiones gramaticales, lo que contiene en términos de elipsis, compendio, interpolaciones, significados literales y metafóricos, significados generales y particulares, aspectos ambiguos y detallados, asuntos de transposición [muqaddamahu wa mu’akhkharahu], y otras cosas que no son tan obvias.

El conocimiento del árabe no es suficiente

No es suficiente simplemente saber árabe. Sino que también se debe conocer todo lo que han dicho los eruditos cualificados de la exégesis acerca de [un pasaje dado del Corán], ya que puede haber consenso en que lo aparente [el significado de un versículo, por ejemplo] es algo que debe descartarse y que lo que se pretende es un significado específico o implícito, o algo más contrario a lo obvio. Del mismo modo, si una frase tiene significados diferentes y se sabe que uno de esos significados es el intencionado, se explica cada ocurrencia [de la frase] que se da [por separado].

Todo lo anterior [representa] el ofrecer explicación por medio de una opinión [desinformada], y esto es ilegal.

Y Dios sabe mejor.

Argumentar y debatir sin justificación

Es ilegal discutir y debatir sobre el Corán sin justificación, como en el caso de una persona para la que se hace aparente que existe una probabilidad predominante de que un versículo vaya en contra de su opinión y [el versículo] conlleve una débil posibilidad de coincidir [con su opinión], pero aún así lo aplica a su opinión. De hecho, esta persona [persiste en] debatirlo a pesar de que es evidente para él que va en contra de su punto de vista (pero si esto no es aparente para él, entonces está excusado).

Está rigurosamente autenticado que el Mensajero, que Dios lo bendiga y le conceda paz, dijo:

Discutir sobre el Corán es incredulidad. (Abu Dawud, 4603, Ahmad, 2:258, 286, 242)

Al-Khaṭṭābī dijo: “Lo que significa ‘argumentar’ aquí es ‘dudar’”. Otras opiniones afirman que es “debatir” en sí mismo lo que es cuestionable o el “debate” de las personas caprichosas con respecto a los versículos que hablan del destino y cosas por el estilo.

Preguntar sobre la sabiduría de un versículo

Alguien que desea hacer una pregunta -por qué, por ejemplo, un versículo precede a otro o la pertinencia de un verso en un contexto específico- debería decir: “¿Cuál es la sabiduría en esto?”.


Fuente: http://musafurber.com/ Del libro “Cortesía con el Corán” de Imam Nawawi, traducido del árabe por Musa Furber y del inglés por Newmuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.