New Muslims APP

Los siete derechos del Profeta

Los siete derechos del Profeta

El Adhan

Viajar por cualquier tierra musulmana es ver altos y elegantes minaretes que sobresalen de la silueta de las ciudades, y en las que cinco veces al día el el muecín interrumpe la vida comunitaria llamando a la gente a la oración. Esta llamada sirve para recordar a la comunidad que, en su día a día con sus alegrías y sus penas, sus esperanzas y sus desilusiones, corre un hilo que los conduce a su objetivo final: Allah. Es una llamada que ayuda a poner la vida en perspectiva.

El muecín comienza su llamado ensalzando en primer lugar la grandeza de Allah (takbir, allahu akbar) y luego sigue proclamando la Declaración de la fe, o shahadah. La primera mitad de esta declaración es para testificar: la ilaha illa’Llah – ‘No hay dios digno de adoración sino Allah’. La segunda mitad da testimonio de: muhammadun rasulu’Llah – ‘Muhammad es el mensajero de Allah.’ La primera mitad afirma la doctrina del tawhid; el segundo, el método por el cual vivir e implementar esta doctrina.

Muhammad es el mensajero de Allah y posee ciertos derechos o huquq, todos los cuales han sido mencionados en el Corán. Los académicos explican que estos derechos son siete en total:

1. Creer en él:

Esto no significa simplemente creer que él era una figura verdadera e histórica de la Arabia del siglo VII, sino también creer en su profecía (nubuwwah) y en el mensaje de Allah (risalah) para él. El Corán dice:

“Creed pues en Allah y en Su mensajero y en la luz que ha hecho descender”. [64: 8]

Un hadiz dice: “Se me ha ordenado luchar contra la humanidad hasta que testifiquen que no hay más dios que Allah y hasta que crean en mí y en lo que me enviaron” [Muslim, núm.34]

2. Obedecerlo:

No es suficiente creer en él, la paz sea con él. En cambio, la verdadera fe requiere que nos guiemos por su mensaje y obedezcamos sus demandas:

“¡Vosotros que creéis! Obedeced a Allah y a Su mensajero y, puesto que podéis oír no os desentendáis de él”. [8:20].

“Quien obedece al Mensajero está obedeciendo a Allah”. [4:80].

Un hadiz declara: “Toda mi nación entrará en el Paraíso, excepto los que se niegan Preguntaron: ‘¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Quién se negaría?’ Él respondió: ‘Quienquiera que me obedezca entrará en el Paraíso, quienquiera que me desobedezca se ha negado’.” [Al-Bujari, núm.7280]

3. Emular su ejemplo:

Dado que Allah dice acerca de Su amado Profeta, la paz sea con él:

“Y estás hecho de un carácter magnánimo”. [68: 4]

No debería sorprender a las mentes iluminadas que la imitación del Profeta, la paz sea con él, también es un derecho que le debemos. El Corán dice:

“Di: Si amáis a Allah, seguidme, que Allah os amará y perdonará vuestras faltas.” [3:31]

En otra parte nos dice:

“Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah.” [33:21]

Un célebre hadiz dice: “Quien se aleja de mi Sunnah no es de los míos” [Al-Bukhari, núm.5063; Muslim, núm.1401]

Sin duda, dentro de la obligación general de ittiba ‘- “seguirlo” o “emularlo” – hay ciertos asuntos en los que la emulación es obligatoria, y otros en los que es altamente recomendado e impulsado, pero no obligatorio. Un buen conocimiento de fiqh debería ayudar a distinguir entre estos niveles de imitación y emulación. Siendo así, los creyentes hacen todo lo posible para ajustarse al ejemplo profético y moldear sus vidas a la luz de su Sunnah, en la medida de lo posible. Porque es en él donde se encuentra la perfección y se manifiesta la belleza del comportamiento.

4. Amarlo:

Encontramos en el Corán:

“Di: Si vuestros padres, hijos, hermanos, esposas, vuestro clan familiar, los bienes que habéis obtenido, el negocio cuya falta de beneficio teméis, las moradas que os satisfacen, os son más queridos que Allah, Su mensajero y la lucha en Su camino… Esperad hasta que Allah llegue con Su orden.Allah no guía a gente descarriada.” [9:24]

Dice un hadiz: “Ninguno de vosotros cree hasta que me ame más que a su padre, a sus hijos y a toda la humanidad” [ Al-Bukhari, no.15; Muslim, núm.44]

Una parte esencial de amar al Profeta, la paz sea con él, es amar a su Familia. Una vez, Zayd b. Thabit rezaba la oración fúnebre por su madre, después de lo cual acercó su mula para montarla, e Ibn ‘Abbas se acercó y agarró el estribo. Zayd dijo: ‘Déjame ir, sobrino del Mensajero de Allah.’ Ibn ‘Abbas dijo:’ Así es como nos enseñaron a tratar a los eruditos. ‘Entonces Zayd tomó la mano de Ibn’ Abbas y, al besarla, dijo: ‘Así es como nos enseñaron a tratar a la familia de nuestro Profeta’ [Al-Tabarani, Mu’jam al-Kabir, núm.4746]

5. Honrarlo y reverenciarlo:

la fe verdadera (iman) no solo exige que se le ame, sino que también se le honre y se le venere. El Corán insiste:

“Y aquellos que creen en él, le honran, le ayudan y siguen la luz que fue descendida con él; esos son los afortunados.” [7: 157]

Al-Qazwini contrasta el honor, la reverencia y la veneración (descrita por términos como tabjil, tawqir y ta’zim) con la del amor y cita al Imam al-Bayhaqi diciendo: ‘Este es un grado más elevado que el del amor; porque no todos los que se aman se veneran. Un padre ama a su hijo, o un maestro a su esclavo, pero no lo venera. Considerando que todos los que reverencian también aman.’

6. Para creer que la Profecía terminó con él:

El Corán declara:

“Muhammad no es el padre de ninguno de vuestros hombres, sino que es el Mensajero de Allah y el sello de los profetas. Y Allah es Conocedor de todas las cosas”. [33:40]

No hace falta decir que, cuando una cosa está “sellada”, está completa y por lo tanto no puede agregarse más. De manera similar, el Profeta Muhammad selló el ciclo de la profecía y lo llevó a su fin: él es el último Profeta, después del cual no habrá otro profeta. Nuestro Profeta, la paz sea con él, es khatim al-nabiyyin – “el Sello de los Profetas” – también se confirma en muchos hadices; uno de los cuales dice: “Saldrán de entre mi nación treinta mentirosos, todos ellos pretendiendo ser un profeta. Pero yo soy el último Profeta; no habrá profeta después de mí. ‘[Muslim, núm.2889; Abu Dawud, núm.4252]

7. Enviar Bendiciones (Salat) y Saludos de Paz (Salam) sobre Él:

Cuando nos dice que Allah y Sus ángeles están constantemente elevando el rango, estatus y honor del Profeta, la paz sea con él, el Corán dice lo siguiente:

“Es verdad que Allah y Sus ángeles hacen oración por el Profeta. ¡Vosotros que creéis! Haced oración por él y saludadlo con un saludo de paz”. [33:56]

La literatura de los hadices registra: “Quienquiera que invoque una bendición sobre mí, Allah enviará diez bendiciones sobre él”. [Muslim, núm.384]

Y: “Los que están más cerca de mí en el Día de la Resurrección son aquellos que invocan la mayoría de las bendiciones sobre mí.” [Al-Tirmidhi, núm.484]

Y: “El avaro es aquel que, siempre que me menciona en su presencia, no invoca bendiciones sobre mí”. [Al-Tirmidhi, núm.3546]

En cuanto a lo que significa que Allah “bendiga” o “envíe salat” al Profeta, Abu’l-‘Aliyah, un famoso tabi’i, explicó: “El salat de Allah es Su exaltación a los ángeles; el salat de los ángeles es su súplica [para él].” Y pedimos que Allah envíe bendiciones y paz a nuestro Profeta siempre que su nombre sea mencionado por aquellos que lo recuerdan o descuidado por aquellos que no lo tienen en cuenta. Que Allah lo bendiga entre la primera y la última generación con las bendiciones más favorables, abundantes y puras que haya otorgado a cualquiera de su creación.


Por Abu Aaliyah (https://thehumblei.com/2013/04/28/the-prophets-rights-peace-be-upon-him/)  ; traducido y editado por la redacción de NM

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta