New Muslims APP

Qué es la Hiyrah (hégira) y su significado: un viaje físico y espiritual

Qué es la Hiyrah (hégira) y su significado: un viaje físico y espiritual

La hiyrah o hégira, fue el emigración del Profeta Muhammad de Meca a Medina, pero este viaje tiene un significado mucho mayor
La hiyrah o hégira, fue el emigración del Profeta Muhammad de Meca a Medina, pero este viaje tiene un significado mucho mayor

Por: Redacción

El calendario Hiyri fue establecido por el segundo Califa rectamente guiado y el Compañero cercano del Profeta, Umar Ibn al-Jattab, en 637/638 AD. Según al-Yabarti, el gran cronista de fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, Abu Musa al-Ash’ari escribió al entonces Califa Umar Ibn al-Jattab diciendo: “Nos han llegado cartas del Comandante de los Fieles, pero no sabemos a cual obedecer. Leemos un documento fechado [en el mes de] Sha’ban, pero no sabemos a cuál de los sha’bans se refiere: ¿al mes que ha pasado el mes o al que está por venir?”. Después de consultar a los Compañeros del Profeta, Umar Ibn al-Jattab estableció el año de la migración del Profeta como el comienzo del calendario islámico ya que era el evento más importante en el mundo islámico en ese momento. El calendario islámico generalmente se abrevia en las lenguas occidentales del latín ‘Anno Hegirae’, “el año de la Hiyrah”.

El calendario islámico consiste en doce meses lunares. Estos son (1) Muharram, (2) Safar, (3) Rabi al-Awwal, (4) Rabi al-Zani, (5) Yumada al-Awwal, (6) Yumada al-Thani, (7) Rayab, ( 8) Sha’ban, (9) Ramadán, (10) Shawwal, (11) Dhul-Qi’dah, (12) Dhul-Hijjah.

Significado léxico de Hiyrah

La palabra Hijrah proviene de la raíz h/y/r. Estas letras en árabe indican movimiento y locomoción. En cualquier orden, las letras transmiten audibilidad de sonido. Y debido a que el sonido causa movimiento en el aire y se mueve de un lugar a otro, desde la boca del hablante hasta los oídos del oyente, las letras raíz también connotan transporte y movimiento. Hiyrah de un lugar a otro implica movimiento y transporte.

En el Diccionario de Hans Wehrs del árabe escrito moderno, los significados enumerados para el sustantivo “Hiyrah” incluyen: salida, partida, emigración, éxodo e inmigración, mientras que los significados enumerados para el verbo “hayara” incluyen: emigrar; disociarse, separarse, mantenerse separado (de), ser parte de la empresa (con); rendirse, renunciar, evitar; abandonar, rendirse, irse, darse por vencido, desocupar; desertar el uno al otro, separarse, separarse, romperse.

En la tradición islámica, la palabra “Hiyrah” se usa para describir la emigración de los musulmanes de La Meca a Abisinia (hoy en día Etiopía) o se usa más comúnmente para referirse a la migración del Profeta de La Meca a Medina en el 622 d.

Tipos de Hiyrah

Hay dos tipos de Hijrah: la física y la moral

Hiyrah Física

La migración física se puede definir como un proceso de movimiento, ya sea a través de un límite internacional o dentro de un estado. Abarcando cualquier tipo de movimiento de personas, cualquiera que sea su longitud, composición y causas; incluye refugiados, personas desplazadas, personas desarraigadas y migrantes económicos.

La persecución religiosa y la búsqueda de libertad religiosa han jugado un papel importante en las migraciones, forzando a las personas a huir para salvar sus vidas. La conexión entre religión y migración es un tema transversal en la historia de las principales religiones como el cristianismo, el Islam, el judaísmo y otras.

La implacable persecución de los primeros musulmanes llevó al Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones sean con él, a permitir que aquellos que carecían de poder y protección huyeran a Abisinia. Muhammad Ibn Ishaq dijo: “Cuando el Mensajero de Dios presenció las pruebas que descendían sobre sus Compañeros, comparó esto con su propio buen estado derivado de su propio estado con Dios, Todopoderoso y la protección de su tío Abu Talib, y, reconociendo que no podía evitar que el mal que les pudiese sobrevenir, les dijo: “Me gustaría que fueseis a la tierra de Abisinia, porque allí hay un rey en cuyo reino nadie es dañado y donde prevalece la verdad. Quedaros allí hasta que Dios Todopoderoso os dé alivio de la situación”. Esta emigración a Abisinia tuvo lugar siete años antes de la propia Hégira del Profeta a Medina, y le siguió una segunda a Abisinia unos años más tarde.

La Hiyrah (hégira) del Profeta a Medina

Mientras estaba en La Meca, el Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, continuó invitando a las tribus árabes que se congregaban en La Meca a adorar a Dios el Todopoderoso, presentándose ante ellos con la guía del mensaje y la misericordia que él traía.

Cuando los Quraysh ya no pudieron soportar al Profeta Muhammad, decidieron deshacerse de él de una vez por todas. Consultaron entre ellos sobre la mejor manera de hacerlo y Abu Jahl dijo: “Creo que deberíamos seleccionar un joven de cada tribu, y alguien que sea fuerte, de excelente linaje y reputación como líder. Deberíamos darles a cada uno una espada afilada y ellos irían a él y usarían las espadas para golpearlo al unísono. Lo matarían y entonces nos desharíamos de él. Si hacen esto, su sangre se extenderá sobre todas las tribus. Y los Banu Abd Manaf no podrán luchar contra todos ellos. Por lo tanto, aceptarán dinero de sangre que podemos pagarles”.

Gabriel fue al Mensajero de Dios, la paz y las bendiciones sean con él, y le ordenó que no durmiera en su cama esa noche. El Profeta le pidió a Ali Ibn Abu Talib que durmiera en su cama en lugar de él, prometiéndole que no sufriría ningún daño. El Profeta tomó un puñado de tierra y la arrojó hacia a los que se habían reunido fuera de su puerta para matarlo; el Profeta se fue sin ser visto después de haber recitado los siguientes versículos:

Ya, Sin ¡Por el Corán sabio! que tú eres uno de los enviados en un camino recto. Revelación que ha hecho descender el Poderoso, el Compasivo para que adviertas a una gente cuyos padres no fueron advertidos y están descuidados. Se ha hecho realidad la palabra dictada contra la mayoría de ellos y no creen. Cierto que les pondremos en el cuello argollas que les llegarán hasta el mentón y no podrán moverse. Hemos puesto una barrera por delante de ellos y otra por detrás y les hemos velado, no pueden ver. (Ya Sin, 36:1-9)

Luego se dirigió a Abu Bakr, quien se había preparado para el viaje.

Y entonces Dios, Todopoderoso, le dio permiso a Su Profeta para emigrar. El evento marca el comienzo de la era islámica tal como lo acordaron los Compañeros durante el gobierno de Umar.

Hiyrah moral

El término “Hiyrah” tiene importantes significados sutiles asociados a él, además del movimiento físico de un lugar a otro. Además de su sentido físico, también significa abandonar algo y rechazarlo. Este significado encuentra apoyo en algunas tradiciones proféticas como la narrada por Abdullah Ibn Umar en la que el Profeta, que la paz y las bendiciones sean con él, dijo: “El muhayir (emigrante) es el que abandona lo que Dios ha prohibido” (Bujari y Muslim).

La idea de una Hiyrah metafórica tiene numerosas referencias a la vida del Profeta, la paz y las bendiciones sean con él. Así como la Hégira del Profeta a Medina fue una línea de transición entre dos estados, un estado de debilidad hacia un estado de seguridad, la Hégira del alma es también una línea de transición entre la debilidad humana hacia ciertas acciones incorrecta a una posición de seguridad frente a estas, de un estado de desobediencia a uno de obediencia.

La salida del Profeta de La Meca fue una huida de los politeístas y de un ambiente hostil e incrédulo, con el objetivo de encontrar seguridad en otro lugar seguro y formar una nueva comunidad basada en la rectitud; fue un movimiento hacia una situación mejor conductiva a las buenas acciones por el bien de Dios. En una línea similar, una persona que emprende una Hiyrah moral emigra de todo lo que Dios ha prohibido sin ser presa de sus deseos terrenales. Es dejar una lugar por el bien del refugio espiritual contra todas las formas de maldad y corrupción. Es una salida espiritual de la opresión a la justicia; de la crueldad, la dureza y la falta de piedad a la misericordia, la compasión y la gracia; de la intolerancia a la paciencia; de la indulgencia a la moderación; de la miseria a la generosidad y la munificencia; de la malignidad a la benevolencia; del egoísmo a la caridad y el altruismo; del corazón duro a simpatía; de la hostilidad a la buena voluntad y la amabilidad; desde el conflicto y la lucha hasta la paz y la amistad; de la ignorancia al conocimiento; del orgullo a la humildad; de las faltas al arrepentimiento; y desde el desafío y la resistencia a los mandatos de Dios hacia una completa sumisión a Él. Es, sobre todo, un regreso a la disposición natural del hombre hacia el bien. Tal vez la Hijrah espiritual se expresa mejor con las palabras del Corán qeu dice:

He de emigrar por mi Señor, es cierto que Él es el Inigualable, el Sabio. (La araña, 29:26)

También econtramos el mandamiento de Allah en el Corán al Profeta Muhammad, que la paz sea con él:

Di: En verdad mi oración, el sacrificio que pueda ofrecer, mi vida y mi muerte son para Allah, el Señor de los mundos. Él no tiene copartícipe. Eso es lo que se me ha ordenado. Soy el primero de los musulmanes. (Los rebaños, 6:162-163)

El contenido metafórico del viaje se evoca cada vez que una persona decide emigrar de las prohibiciones y la desobediencia hacia cumplir con la obligaciones y la obdiencia. Al igual que el viaje del Profeta desde la Meca a Medina, el vuelo hacia la excelencia moral y la obediencia no está exento de dificultades. La existencia del hombre en la tierra no es un paseo por la vida. Su camino está lleno de obstáculos y temores, pero el ser consciente de Dios y seguir la guía de nuestro amado Profeta, la paz sea con él, hace que el viaje en la vida sea más liviano y más fácil. Algunas veces el viaje significa abandonar lo que uno desea por lo que Dios desea. Debido a que al hombre se le ha ordenado esforzarse por la vida prescrita por Dios, Todopoderoso, no debe sucumbir a duras condiciones ni a su debilidad y deseos. Debe confiar en Dios y no puede culpar a las circunstancias que le son impuestas o las tentaciones que encuentra a lo largo de su camino, teniendo en cuenta que Dios tiene la intención de facilitarnos y no poner una carga sobre nosotros que no podamos llevar. Tampoco puede ceder o confiar únicamente en Dios para vivir la vida virtuosa y recta que se le exige; tiene que esforzarse para alcanzar la gloria de hacer lo que complace a Dios. Al regresar de una batalla, el Profeta (que la paz y las bendiciones sean con él) dijo una vez: “Hemos regresado de la yihad menor a la yihad mayor”. Esta tradición demuestra claramente que el hombre lucha contra su propia debilidad e inclinación por seguir sus pasiones.

La naturaleza secreta de la Hégira del Profeta y las precauciones que tomó demuestran su naturaleza humana. Le ordenó a Ali que durmiera en su cama en su lugar, eligió una ruta poco convencional hacia Medina, tomó medidas para anular sus pasos y se refugió con su compañero Abu Bakr en una cueva para esconderse del enemigo que lo perseguía. Todo esto revela su dependencia de Dios, pero al mismo tiempo, el empleo de todos los esfuerzos humanos para lograr su objetivo. De manera similar, se nos indica que empleemos todas las medidas posibles para lograr nuestro objetivo, es decir, la obediencia a Dios y el logro de su complacencia con nosotros, que nos asegurar finalmente la promesa de Dios de una vida eterna en el paraíso en el la próxima vida. Esta sola promesa es una fuerza motivadora para mejorar, evitar la desobediencia y luchar por el placer de Dios.

El final del viaje del Profeta y la bienvenida triunfal que recibió en Medina predicen nuestro propio triunfo al final de nuestro viaje en la tierra y nuestra entrada al paraíso. El viaje del Profeta desde la Meca a Medina, desde una tierra de hostilidad hacia una tierra de seguridad, debería servirnos de brújula moral. Según todas las escalas, el viaje del Profeta hacia la seguridad no fue fácil y tampoco lo es el nuestro. La decisión consciente de migrar de transgresiones mayores y menores es de hecho de gran magnitud y las dificultades que pueden surgir a su paso no deberían disuadirnos de embarcarnos en ella. En esencia, la migración del Profeta fue en pos de cumplir su misión en la tierra. Nuestra migración moral, a su vez, también tiene que ver con el cumplimiento de nuestra misión en la tierra, porque Dios dice: “Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren” (Corán 51:56). Esto debería determinar nuestra emigración de los diversos estados de las faltas al deseo de alcanzar la proximidad divina y asegurar nuestro lugar en el más allá. Aunque a menudo es difícil, una migración moral perpetua es la marca de una vida basada en la rectitud y el éxito.

Aunque todas las clases de Hijrah implican entrar en un territorio desconocido y por lo tanto evocar una sensación de temor al comprometerse a soportar las tribulaciones que resultan de la decisión de permanecer en el camino de la verdad, es importante recordar que Dios, Todopoderoso, es siempre el mejor Compañero en el camino a la rectitud.

Siempre deberíamos tener en cuenta las palabras de seguridad del Profeta a Abu Bakr cuando, en su camino a Medina, el grupo de búsqueda Quraysh que los perseguía llegó peligrosamente cerca de la entrada de la cueva donde se escondían. Cuando Abu Bakr expresó su alarma, el Profeta le dijo: “No temas porque Dios está con nosotros”.


Fuente: http://www.dar-alifta.org/ Traducido con ligeras modificaiones editoriales por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.