New Muslims APP

La bondad y amabilidad del Profeta Muhammad

La bondad y amabilidad del Profeta Muhammad

Sobre la bondad y amabilidad del Profeta Muhammad que mostraba a toda la creación y cómo el conocimiento de esto puede mejorar nuestras relaciones. 
Sobre la bondad y amabilidad del Profeta Muhammad que mostraba a toda la creación y cómo el conocimiento de esto puede mejorar nuestras relaciones. 
Por: Cassie Williams

Sobre la bondad y amabilidad del Profeta Muhammad que mostraba a toda la creación y cómo el conocimiento de esto puede mejorar nuestras relaciones. 

Hace ahora diez años que el Islam es mi religión y forma de vida. Durante esta década, me he dado cuenta de que el principal obstáculo para la comprensión interreligiosa y el respeto mutuo entre musulmanes y no-musulmanes es el manto de misterio que aún rodea el Islam, a pesar de su cobertura mediática desde ese fatídico día de septiembre de 2001. Por lo tanto, con el fin de alcanzar realmente algún tipo de convivencia armoniosa con nuestros vecinos, creo que es un deber individual de cada musulmán salir fuera y, a su manera única, permitir que el mundo comprenda los detalles y las complejidades de nuestra creencia. Solo cuando abrimos las puertas de nuestros hogares, nuestras mentes y nuestros corazones a quienes nos rodean, podemos esperar que comprendan nuestros valores compartidos y aprecien las sutiles diferencias que nos distinguen.

Uno de los aspectos más incomprendidos y mal interpretados de nuestra creencia es nuestra relación con el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones sean con él, su familia y sus compañeros. Este malentendido se ve agravado aún más por, perdón por mi franqueza, el ridículo, aficionado y opinando vilipendio que ha habido a lo largo de la historia respecto a este hombre. Creo firmemente que si los no-musulmanes conocieran la historia de vida del Profeta y comprendieran la profundidad de su carácter, sus actitudes y sentimientos hacia él, y hacia nuestra religión en general, serían muy diferentes.

Por lo tanto, me gustaría embarcarme en un humilde proyecto para arrojar algo de luz sobre las características del profeta Muhammad y cómo las manifestó durante su vida. Este proyecto tendrá como objetivo simplemente arañar la superficie de la personalidad y las nobles acciones de este gran hombre para permitir que aquellos que no estén familiarizados con su vida e historia puedan echar un primer vistazo, y posiblemente aprender un hecho histórico aquí o allá, que previamente desconocían o no entendían.

Este proyecto también será un esfuerzo para mi beneficio y el de mis hermanos y hermanas musulmanes que lean los artículos para incrementar su amor y aprecio por este hombre que trabajó durante toda su vida para establecer nuestra religión y encarnar los rasgos de carácter más nobles, en un esfuerzo por mostrarnos cómo vivir nuestras propias vidas de forma plena.

La primera característica del Profeta Muhammad que intentaré describir será su incomparable amabilidad y bondad. He elegido comenzar mi proyecto con este rasgo de carácter porque la amabilidad es muy escasa en nuestro mundo en este momento. La sequía de actos simples de bondad hacia nuestras familias, amigos y vecinos se encuentra en la raíz de la lucha mundial. La ausencia de amabilidad ha permitido que la codicia, la corrupción y el egoísmo se cuelen en los corazones del hombre; y estas cualidades ahora están causando estragos en nuestro mundo, desde la disparidad económica generalizada hasta el asesinato en masa motivado políticamente y el consumismo fuera de control. A pesar de la abundancia que tenemos en esta tierra, estamos, como raza humana, volviéndonos vacío y desprovistos de nuestro espíritu humano. Necesitamos recordatorios de las personas en nuestro pasado que establecieron la grandeza a través de la amabilidad. El profeta Muhammad fue uno de estos hombres.

En Sahih al-Bukhari, una colección de dichos auténticos (Hadiz) del profeta Muhammad, se transmite que dijo: “Allah (Dios) es bondadoso y le gusta la bondad en todas las cosas” (6601). Se ha transmitido a través de la familia y los compañeros del Profeta que, aunque fue el líder político, religioso, económico y militar de los musulmanes durante su vida, el Profeta Muhammad nunca estaba demasiado ocupado para ser amable y bondadoso. Cuando recibía visitas, siempre le permitía quedarse hasta que quisieran irse. Al estrechar la mano, nunca era el primero en retirarla. Durante, e incluso después de la vida de sus esposas, el Profeta Muhammad mostraba amabilidad y generosidad con los amigos y seres queridos de sus esposas. Huérfanos, ancianos y enfermos, niños, mujeres, animales; se han narrado innumerables historias sobre la atención del Profeta a estos miembros de su comunidad y el énfasis que puso en mostrar amabilidad y bondad hacia todos.

Con toda la amabilidad mostrada por el Profeta Muhammad, hubo un grupo particular de personas que recibieron su devoción particular: las madres. El Profeta se dio cuenta de que las madres no solo atraviesan las dificultades del embarazo y el parto, no solo hacen sacrificios de por vida en beneficio de sus hijos, sino que también son las personas en una sociedad que dan forma y moldean la cultura y el avance de la comunidad, ya que son la principal fuerza impulsora detrás de la crianza de sus hijos. Él vio esto, reconoció el trabajo de las madres e infundió un gran respeto por las madres en sus seguidores.

Abu Huraira ha transmitido en Sahih Bukhari que un hombre fue al profeta Mahoma y le preguntó: “Oh, profeta de Allah, ¿quién tiene más derecho a ser tratado con la mejor compañía por mí?”. El profeta respondió: “Tu madre“. El hombre preguntó: “¿Y quién después?”. El Profeta respondió: “Tu madre“. El hombre preguntó: “¿Y quién después?”. El Profeta dijo: “Tu madre“. El hombre preguntó por cuarta vez: “¿Y quién después?”. El Profeta respondió: “Tu padre”. Esta intensidad de sentimientos hacia las madres, la fuerza detrás de la humanidad, mostraba una compasión y amabilidad sin precedentes. Se relata que el Profeta Muhammad también declaró que el Paraíso se encuentra a los pies de nuestras madres, que son la puerta de entrada a la dicha eterna y que nuestros lazos con nuestras madres son de suma importancia para nuestra humanidad.

Hay innumerables ejemplos de la bondad del Profeta hacia cada subconjunto de la humanidad. Esto ha sido solo una breve introducción. Por el bien de este proyecto, seguiré esta publicación, si Dios quiere, con tres publicaciones adicionales sobre la bondad del Profeta Muhammad, centrándose específicamente en su bondad hacia los niños, hacia los animales y hacia sus oponentes. Nuevamente, es mi esperanza y oración a través de estos escritos que ofrezcan una breve mirada a la vida del hombre que hizo la misión de su vida ayudar a los que lo rodeaban a encontrar a Dios y adoptar un carácter noble a través de la oración, la reflexión y las buenas obras. Quizás al saber más sobre el Profeta Muhammad, sabremos más sobre el otro.


Fuente: Huffpost / Traducido y editado por newmuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.