New Muslims APP

Aisha, la esposa del Profeta Muhammad (parte 2 de 2)

Aisha, la esposa del Profeta Muhammad (parte 2 de 2)

Aisha, la esposa del Profeta Muhammad, fue una de las personas más amadas para él y un mujer extraordinaria en todos los ámbitos
Aisha, la esposa del Profeta Muhammad, fue una de las personas más amadas para él y un mujer extraordinaria en todos los ámbitos
Por: Aisha Bewley

Esta es la segunda parte de este artículo, para leer la primera haz click aquí

Al describir la muerte del Profeta, la bendición y la paz de Allah sean con él, Aisha dijo: “Cuando el Mensajero de Allah vino a mi casa, tenía un dolor de cabeza. Debido a su severidad, dije: ‘¡Mi cabeza!’ El Mensajero de Allah, que la paz y la bendición de Allah sean con él, dijo: ‘Si eso hubiera sido mientras estaba vivo, le habría pedido a Allah que te perdone y hubiese hecho una súplica por ti’. En otras palabras, si eso hubiera sido algo serio que la hubiese hecho morir. Ella dijo, ‘¡Oh mi pérdida! Por Allah, creo que quieres que muera. ¡Si eso sucediera, pasarías el resto del día durmiendo con una de tus esposas!’. Él dijo: ‘Más bien deberías decir: ‘¡Oh MI cabeza!’ Debería (o quise) enviar por Abu Bakr y su hijo para que lo nombran para que algunas personas no digan que el califato es para una persona determinada, o que algunas personas lo deseen’. El Profeta, que la paz y la bendición de Allah sean con él, estaba enfermando en ese momento. Cuando se enfermó gravemente, pidió a sus esposas que le permitieran ser atendido en la casa de Aisha. Finalmente murió con la cabeza en el regazo de Aisha.

Aisha continuó viviendo en la misma habitación que lo había hecho mientras el Mensajero había estado vivo. Abu Bakr as-Siddiq, que Allah esté complacido con él, se convirtió en el Califa y mantuvo ese cargo hasta su muerte un par de años más tarde. Se ha transmitido que cuando Abu Bakr se estaba muriendo, le dijo a ‘Aisha: “Hija, sabes que eres la persona más amada para mí y la más querida para mí. Te entregué mi tierra, que conoces en tal y tal lugar, y quiero que me la devuelvas para que la división (de mis posesiones) entre mis hijos sea conforme al Libro de Allah. Mi Señor da y ningún hijo debe ser preferido a otro”. Otra transmisión dice que cuando Abu Bakr se estaba muriendo, convocó a ‘Aisha y dijo: “No hay nadie que prefiriese que fuese rico después de mi muerte más que tú, y nadie es más difícil para mí ver pobre después de morir que tú. Te di algo de tierra con palmeras que debían ser cortadas en al-‘Aliya por un valor de veinte wasqs. Si hubieras cortado y cosechado los dátiles un año, habrían sido tuyas, pero es la riqueza de los herederos. Son tus hermanos y hermanas”. Aisha dijo:  “Asma”. Él dijo: “Y la hija de bint Kharija, tengo en mi corazón que ella es una niña (una de sus esposas estaba embarazada y creía que el bebé era una niña) Cuídala bien”.

Lo que entendemos es que le dio alguna de propiedad, pero luego se dio cuenta de que no, no podía hacerlo, tenía que ser distribuido equitativamente entre los herederos. En ese momento, Aisha dijo inmediatamente: “Lo he devuelto”. Al final, Abu Bakr no dejó ni un dirham ni un dinar; todo lo que le quedaba del botín de los musulmanes era un esclavo abisinio, un camello de agua y una manta deshilachada que ordenó que le enviaran a Umar después de su muerte. Cuando Umar ibn al Jattab vio las acciones de Abu Bakr, dijo: “¡Has hecho las cosas muy difíciles para las personas que te siguen!”. Es decir, ¿cómo imitas eso?

Otro papel crucial que jugó Aisha fue después del asesinato de ‘Uzman, el califa: Aisha había ido a Makka después de que la masa hubiese atacado a la mula de Umm Habiba: las cosas habían llegado a una situación tan peligrosa en la que incluso una de las esposas del Profeta iba allí para llevar agua a ‘Uzman, quien estaba bajo asedio, y le cortaron las riendas a su burro y se la llevaron -en ese momento Aisha estaba realizando Umra después de la época del Hajj. Estaba en camino de regreso a Madina cuando se enteró del asesinato de ‘Uzman y le dijeron: “La masa gobierna”. (Y si quieres saber más sobre la historia de esto, hay relatos que narran cómo se había comportado la gente que quería en mal en Madina). Así que volvió a Makka. Fue al Hijr y habló a la gente detrás de una cortina denunciando lo que se había hecho, diciendo: “Mientras la plebe gobierne, no se establecerá el orden”, y los llamó a vengarse de ‘Uzman. Inicialmente ‘Aisha quería que fueran a Madina, pero debido a la situación, se decidió que no tenían suficientes hombres para lidiar con la plebe y, por lo tanto, sería mejor ir a Basora para reunir a la gente allí para resolver el problema, el caos, y para vengar el asesinato. Aisha iba a ir con ellos. Hafsa también quería ir, pero su hermano, sintiendo que era demasiado peligroso, quería que se quedara atrás. Así que Aisha, Talha y az-Zubayr partieron para Basora con unos mil hombres. Fue Aisha quien designó a la persona para dirigir la oración en este viaje, y al hacerlo, esencialmente se hizo cargo. Hizo esta designación para evitar cualquier división sobre el liderazgo entre la gente de Talha y az-Zubayr. Ella no hizo juicios tácticos individuales, pero hizo sugerencias, diciendo: “Bien, bien, haremos esto y haremos lo otro”. Las transmisiones respectivas dejan claro que ella era prácticamente el general del viaje.

Una vez en Basora, se le sugirió que enviara cartas a varias personas allí, lo cual hizo. Uno puede leer esas letras en las diferentes Historias (no está claro si los escribió ella misma o las dictó). La gente se acercó e interrogó a Talha y az-Zubayr, quienes dijeron que se habían visto obligados a dar bay’a cuando estaban en Madina, y aunque no estaban rechazando su bay’a, buscaban a los asesinos de Uzman. Aisha fue a Basora y se dirigió a la gente en “una voz extremadamente alta” y los partidarios de los dos campos finalmente se separaron. Hubo escaramuzas, en las que el lado de Aisha no tuvo la intención de iniciar una batalla, sino simplemente defenderse cuando era necesario.

Finalmente, cuando habían llegado a un acuerdo, los asesinos de Uzman provocaron nuevos combates que se convirtieron en una batalla en toda regla. Como un punto aparte, si nos lo imaginamos sería algo así: los dos ejércitos están uno en frente del otro, de repente alguien es golpeado por una flecha y cae, y piensan: “¡Ajá, nos están combatiendo!”, Que es lo que sucedió. Así que uno avanzó y el otro lado avanzó, y de repente hubo una batalla muy feroz, aunque esta no era la intención de nadie. Esto se llamó la batalla del camello, en el 36 AH. La batalla se centró alrededor del howdah de Aisha dado que cabalgó hasta el centro de la batalla, y fue tan intensa la lucha a su alrededor que alguien comentó que al final su howdah parecía un erizo. Era como un alfiletero lleno de flechas. La gente se dio cuenta de que tenían que sacarla de la batalla, así que alguien vino y cortó la correa que sostenía la Howdah en el camello para que la posición de Aisha ya no fuera un punto central definido.

Después de la batalla, ‘Ali hizo que se preparase una tienda de campaña para ella. Luego la llevaron a una casa en Basora, desde donde envió hombres para buscar a los heridos y llevarlos a allí. ‘Ali fue a la casa y encontró a las mujeres llorando por algunos de los muertos. La esposa de uno de ellos le habló con dureza, pero ‘Ali la ignoró. Cuando ella lo insultó a su salida, él señaló que estaba ignorando a los heridos en la casa que acababan de pelear contra él. Luego, mientras estaba allí de pie, dos de sus hombres insultaron a Aisha y él ordenó que fueran capturados, diciendo que les cortaría la cabeza. Sin embargo, fue convencido de azotarlos en su lugar. Esto demuestra que, aunque acababan de luchar, él estaba defendiendo a Aisha.

El hecho de que todas las esposas fueran conocidas como Umm al-Muminun, “Madre de los creyentes”, significaba que Aisha en realidad era tratada como una madre, incluso por aquellos que la combatían. Se dirigía a ella como “madre” a lo que ella respondía: “¡No eres hijo mío!”.

Finalmente, las cosas se calmaron y Ali le dio un camello y dinero y lo que necesitaba para el viaje de regreso. Se dirigió a la gente antes de irse: “Mis hijos”, dijo, “algunos de nosotros criticamos a otros, diciendo que eran lentos o excesivos. Pero no permitaís que ninguno de vosotros sostenga nada que pueda escuchar sobre esto contra otros. Por Allah, nunca hubo nada en el pasado entre ‘Ali y yo, excepto lo que usualmente ocurre entre una mujer y sus suegros. En mi opinión, él se ha mostrado a sí mismo como uno de los mejores hombres, a pesar de mis críticas”.Ali respondió: “Por Allah, hombres, ella ha dicho la verdad y nada más que la verdad. Eso fue todo lo que hubo entre nosotros. Ella es la esposa de vuestro Profeta ahora y para siempre”. La acompañó junto con al-Hasan y Husayn durante unos kilómetros mientras partían para regresar a Makka, donde Aisha se quedó hasta el Hajj.

Aisha, que Allah esté complacido con ella, fue franca en todo lo que dijo. De la misma manera, si Aisha pensaba que algo estaba mal, no dudaba en comentarlo. Le escribió a Mu’awiya cuando él era califa para criticarlo por ejecutar a Hujr ibn ‘Adi, diciendo que había sido demasiado apresurado. Cuando este fue al Hayy, se detuvo para visitarla y explicarse.

Aisha continuó viviendo una vida simple a pesar de la riqueza que llegó a los musulmanes a través de sus conquistas. Una vez que alguien la visitó mientras estaba arreglando una prenda de vestir y le dijo: “Umm al-Muminin, ¿Allah no te ha dado mucha riqueza?”. Ella respondió: “¡Ya hemos tenido suficiente de ti! Alguien que no tiene nada viejo ni reparado no tiene nada nuevo”. Transmitió que el Profeta, la bendición de Allah y la paz sea con él, había dicho: “Aisha, si quieres unirte a mí, entonces es suficiente para ti de la provisión de este mundo lo que necesita un jinete. Ten cuidado con sentarse con los ricos y no reemplaces una prenda hasta que la hayas arreglado”. También se ha transmitido con al-Qasim que solía ayunar todo el tiempo.

Una vez le dieron cien mil dirhams como regalo mientras ayunaba. Seguía viviendo de forma simple y se negaba a vivir en el lujo, y no tenía nada con lo que romper el ayuno; sin embargo, le dio todo el dinero a los pobres musulmanes. Cuando terminó de distribuir el dinero, su esclava le preguntó: “¿No guardas un dirham para comprar carne para romper tu ayuno?” ¡Aisha respondió que lo habría hecho si se lo hubieran recordado!

Aisha tenía un gran conocimiento en muchos campos: tafsir del Corán, hadiz, fiqh, poesía, historia árabe y linaje, este último considerado particularmente importante entre los árabes. Ella había pasado toda su vida en presencia del Profeta, la bendición y la paz de Allah sean con él, hasta su muerte. Como tenía una mente inquisitiva, le preguntaba al Profeta sobre las cosas en el Corán y las cosas que él había dicho, y las discutía con él, dándole así una percepción única de esas cosas. También actuó como intermediaria en asuntos sobre los cuales las mujeres no podían preguntarle directamente al Mensajero. Urwa dijo: “No he visto a nadie con más conocimiento del Corán, las partes de la herencia, lo halal y lo haram, la poesía, los acontecimientos de los árabes y el linaje, que Aisha”. En una versión también mencionó la medicina. Cuando ‘Urwa le preguntó dónde había adquirido su conocimiento de la medicina, respondió que cuando el Profeta, la bendición y la paz de Allah sea con él, estaba enfermo al final de su vida, vinieron delegaciones desde todas las direcciones y sugerirían varios tratamientos que luego usó.

Ella también fue una fuente importante de fatwas legales. Como dijo Mahmud ibn Labid, “Aisha solía dar fatwas en la época de Umar y Uzman. Los grandes Compañeros del Profeta, Umar y Uzman, solían referirse a ella”. Los grandes juristas entre los Tabi’un (la generación después de los Compañeros), solían acudir a ella por fatwas, a menudo sobre asuntos bastante detallados, no solo ‘preguntas femeninas’.

‘Abd ar-Razzaq transmitió de Ma’mar y Sufyan az-Zawri de Abu Ishaq que su esposa visitó a Aisha con un grupo de mujeres. Una mujer le dijo: “Umm al-Muminin, tenía una esclava que vendí a Zayd Ibn Arqam por 800 dirhams con un pago diferido del precio. Luego se la compré por 600, pagué 600 en el momento y le escribí 800 como una deuda”. Aisha dijo: “Por Allah, ¡qué malo es lo que has hecho! ¡Qué mal es lo que has hecho! Dígale a Zayd ibn Arqam que ha invalidado su yihad con el Mensajero de Allah a menos que se arrepienta”. Luego, ella explicó que esta transacción era un truco para prestar dinero con intereses. Este es un ejemplo de su juicio legal, y se pueden encontrar muchos de estos.

También se ha transmitido que ‘Urwa dijo: “Cuando yo era joven, le pregunté a Aisha, la esposa del Profeta, que la paz y la bendición de Allah sean con él,’ ¿Qué piensas de las palabras de Allah, el Bendito y Todopoderoso? :

Safa y Marwa son parte de los ritos de Allah; así pues, quien peregrine a la Casa o la visite*, no incurrirá en falta si hace el recorrido entre ambas (colinas). (al-Baqara 2: 157)

“¿Por Allah, así que no hay nada malo en que alguien no se vaya entre Safa y Marwa?”. Aisha dijo: ‘Mi sobrino, si fuera como dice, habría sido, “… no incurre en nada malo en no ir y venir  entre ellos”. Sin embargo, fue revelado acerca de los Ansar que antes solían ir en ihram para el ídolo Manat, que estaba opuesto a Qudayd. Consideraban que era un pecado ir entre Safa y Marwa. Cuando llegó el Islam, le preguntaron al Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz al respecto, y Allah Todopoderoso dijo: “Safa y Marwa están entre los Lugares Sagrados de Allah, así que cualquiera que vaya al Hajj o a la Casa o haga Umra no incurre en ningún error en ir y venir entre ellos”.

Este es un ejemplo de cómo ella hacía tafsir de Corán. Podía dar el sentido exacto del significado. Si lees los libros de tafsir, hay muchas, muchas cosas que provienen de Aisha con respecto a esas cosas que se le preguntaron. Az-Zurqani dijo que se podría decir que una cuarta parte de las decisiones del Islam provienen de Aisha. ¡Así que un cuarto de tu Deen viene de ella! Ibn Kazir dijo que ‘Aisha se distingue por haber formado una opinión sobre una variedad de temas que no se han encontrado en ninguno de los otros Compañeros, y posiciones en las que se diferenció de otros entre los Compañeros. Más tarde, los imanes han recopilado sus opiniones y las contrarias, lo que indica su posición como alguien cuyo ijtihad independiente es reconocido.

Destacada por su tafsir (interpretación) del Corán, que fue muy utilizado, se ha compilado un libro de su tafsir tomado de famosos comentaristas que se extiende a 500 páginas. (El título del libro es Marwiyyat Umm al-Muminin ‘Aisha fi at-tafsir). Narró 2210 hadices: 297 de los cuales se encuentran en las colecciones sahih de al-Bujari y Muslim. Ella es la segunda en número de transmisión de hadices solo por detras de Abu Hurayra. Abu Musa al-Ash’ari, el Sahaba, dijo: “Cada vez que un asunto se ponía difícil para nosotros, los Compañeros del Profeta, le preguntábamos a Aisha sobre el tema y descubrimos que ella tenía conocimiento de eso”. Se ha transmitido que cuando Masruq transmitía de ella, decía, “Me fue relatado por la mujer veraz (la Siddiqa), la hija del hombre veraz (el Siddiq), la que fue declarada inocente por Allah, la amada del Amado de Allah”. Hay 300 narradores que han transmitido de Aisha.

Aisha daba clases en su casa a las que asistía varios familiares y huérfanos. También asistían hombres, separados por una cortina. Abu Musa al-Ash’ari dijo: “Si nosotros, los Compañeros del Mensajero de Allah, no teníamos claridad sobre un asunto, le preguntábamos a Aisha y siempre aprendimos algo de ella”.

En cuanto a su capacidad para hablar en público, al-Ahnaf dijo: “He escuchado los discursos de Abu Bakr, Umar, Uzman y Ali, y los califas hasta hoy, pero no he escuchado un discurso más persuasivo y hermoso de la boca de cualquier persona que la de la boca de Aisha”.

Se ha transmitido que Dhakwan, el portero de ‘Aisha, dijo: “Entré y el sobrino de Aisha, ‘Abdullah ibn’ Abd ar-Rahman, estaba junto a su cabeza. Le dije: “Abdullah ibn Abbas pide permiso para visitarte”. Su sobrino se inclinó hacia ella y repitió: “Abdullah ibn ‘Abbas pide permiso para visitarte”. Ella estaba muriendo, dijo: “¡Déjame, Ibn ‘Abbas! No tengo necesidad de él ni de su encomio!”. Dijo: “¡Madre! ¡Ibn ‘Abbas es uno de los hombres justos de tu pueblo que te quiere saludar y despedir!” Ella dijo: “Dale permiso si quieres”. Entró y cuando la saludó y se sentó, dijo: “¡Buenas noticias!”. “¿De qué?”, ​​Preguntó ella. Dijo: “Nada queda entre ti y el encuentro con Muhammad, la bendición y la paz de Allah sean con él y los amados, excepto que el espíritu abandone su cuerpo. Fuiste la más amada de las esposas del Mensajero de Allah al Mensajero de Allah, y el Mensajero de Allah solo amaba lo bueno. Se te calló el collar en la noche de al-Abwa y el Mensajero de Allah comenzó a buscarlo hasta que la mañana lo encontró todavía en el campamento. La gente no tenía agua y Allah reveló que deberían hacer tayammum con buena tierra. Lo que Allah permitió a esta comunidad de clemencia fue a través de ti. Allah envió tu inocencia desde los siete cielos. El Espíritu Fiable lo trajo y, por lo tanto, no hay ninguna de las Mezquitas de Allah en las que se le recuerde, que no se recita en él al final de la noche y el día”. Ella dijo: “Déjame en paz, Ibn ‘Abbas. Por Aquel que tiene mi alma en Su mano, desearía haber sido algo descartado y olvidado”.

Estaba citando lo que dijo Sayyidah Maryam cuando estaba de parto con Sayyiduna Isa:

Y le sobrevino el parto junto al tronco de la palmera. Dijo: ¡Ojalá y hubiera muerto antes de esto desapareciendo en el olvido! (Surat Maryam 19: 22)

Murió el 17 de Ramadán en el año 58AH después del witr a la edad de 66 años, en el califato de Mu’awiya. La enterraron por la noche y una gran cantidad de personas asistieron al funeral de toda Madina y los pueblos que la rodean. Abu Hurayra dirigió la oración sobre ella cuando fue delegado por el gobernador, Marwan, quien estaba haciendo Umra.

Así que esto es un breve resumen de la vida de Sayyidatuna Aisha, que Allah esté complacido con ella. De hecho, con más de 500 páginas de tafsir y todos esos hadices, podríamos seguir y seguir.


Fuente: https://ladyaisha.org Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.