New Muslims APP

La gratitud como fuente de desarrollo espiritual

La gratitud como fuente de desarrollo espiritual

La gratitud es una poderosa feunte de desarrollo espiritual basada en el reconocimiento de las bendiciones y su procedencia.
La gratitud es una poderosa feunte de desarrollo espiritual basada en el reconocimiento de las bendiciones y su procedencia.
Por: Tarik Ata

El Corán habla sobre la importancia de la gratitud de dos maneras. Primero, la adoración, que es la esencia de la relación entre el hombre y el Creador, está condicionada a la gratitud “Y agradeced a Allah, si es verdad que Le adoráis” (2: 172). El versículo sugiere que para que una persona adore verdaderamente a Allah este debe expresar su gratitud hacia Él y que una persona desagradecida no estará realmente adorando a Allah. El segundo versículo dice lo siguiente: “Y agradecedme y no seáis ingratos conmigo” (2: 152). La palabra árabe utilizada, traducida aquí como “ingratos”, es kufr, que lingüísticamente significa encubrir. La palabra fue adoptada por el Corán para referirse a alguien que rechaza a Allah después de conocerle. Tanto la definición lingüística como la coránica están encapsuladas en este versículo y ambas llegan a la misma conclusión. Es decir, la ausencia de gratitud es un indicador del rechazo de Allah; la pregunta es cómo y por qué.

¿Qué significa Shukr (gratitud)?

La comprensión de un concepto coránico comienza con la comprensión de la palabra elegida en el Corán. La palabra shukr se usa en todo el Corán y se traduce comúnmente como gratitud. Desde una definición puramente lingüística, shukr es “el efecto que tiene la comida en el cuerpo de un animal” (Ibn Qayyim v. 2 p. 200). Lo que se quiere decir aquí es que cuando un animal come alimentos, se vuelve más pesado, lo que tiene un efecto claro y visible en el animal. Por lo tanto, shukr es la manifestación de una bendición o bendiciones sobre la totalidad de una persona. A partir de aquí, los eruditos entendieron el objetivo del shukr y añaden un elemento adicional a la definición y es el reconocimiento de que esas bendiciones provienen de Allah. Así, la definición de shukr como un concepto espiritual islámico es “la manifestación de las bendiciones de Allah verbalmente a través de la alabanza y el reconocimiento; emocionalmente en el corazón a través de presenciar las bendiciones y amar a Allah; y físicamente a través de la sumisión y la servidumbre” (Ibid).

Según esta definición, el objetivo de shukr se puede dividir en cinco categorías. Primero, la gratitud que provoca la sumisión del individuo a su benefactor. Para que un acto sea digno de gratitud, el beneficiario debe concluir que la acción del benefactor se realizó por el bien del beneficiario, lo que hace que el benefactor sea benevolente. En otras palabras, el benefactor no se beneficia en lo más mínimo (Emmons et al 2004 p. 62). Cuando el individuo reconoce a su benefactor, Allah, como completamente independiente del individuo y perfecto en sí mismo, concluye que las acciones del benefactor son puramente en el mejor interés del beneficiario, lo que resulta en el fortalecimiento de la confianza en Allah. El Corán utiliza este punto varias veces declarando explícitamente que allah no tiene nada que ganar con la servidumbre de la creación ni nada que perder debido a su desobediencia (Q 2:255, 4:133, 35:15, 47:38). A través del shukr, la espiritualidad de una persona aumenta al reconocer la perfección de Allah y su propia imperfección, creando así el sentimiento de necesidad de Allah y la confianza en Él (Emmons et al 2002, p. 463).

Gratitud al saber que Allah nos ama

La segunda categoría es el amor por el benefactor. Al igual que en la categoría anterior, al identificar el motivo del benefactor podemos apreciar mejor sus favores. “La gratitud es fundamentalmente un efecto moral con la empatía en su base: para reconocer el costo del regalo, el receptor debe identificarse con el estado psicológico de quien lo ha proporcionado” (Emmons 2002 p. 461). [Islámicamente hablando, no es apropiado afirmar que Allah tiene una psique o que puede ser analizado psicológicamente.] Es decir, al reconocer la perfección de Allah, concluimos que sus bendiciones son en el mejor interés del beneficiario a pesar de no reportarle ningún beneficio. Por lo tanto, el Corán utiliza este concepto repetidamente y para enumerar algunos: el Corán le recuerda al lector que Dios creó la especie humana directamente con sus dos manos (38:75), la creó en la mejor forma física y mental (95:4), le dio nobleza (17:70), ordenó a los ángeles que se postraran ante él por reverencia (38:72-3), lo hizo único al darle conocimiento y habla (2:31), exilió a Satanás que se negó a venerarlo (7:13), le permitió entrar al Paraíso (7:19), perdonó su error (2:37), designó ángeles para proteger a cada individuo (13:11), suplicó a Allah que perdone a los creyentes (40:7-9), creó un mundo entero que satisface sus necesidades (2:29), entre muchas otras bendiciones que expresan el amor, el cuidado y la compasión de Allah por los humanos.

Las tres categorías restantes giran en torno al individuo que actúa sobre su gratitud al reconocer sus done, alabar a Allah por ellos y usarlos de una manera aceptable para Allah. Para que la gratitud desempeñe un papel en la espiritualidad, las bendiciones que uno disfruta deben ser utilizadas de una manera que las conecte con Allah. Inicialmente, uno debe reconocer que todas las bendiciones vienen de Él, estableciendo así una conexión entre el yo y Allah. Esto luego se eleva a que el individuo ve estas bendiciones como algo más que objetos inanimados, como entidades que tienen un propósito. Al hacer esto, comienza a ver y apreciar la sabiduría detrás de estas entidades creadas que iluminan al individuo sobre las habilidades y cualidades del Creador. Finalmente, después de reconocer la sabiduría general y específica detrás de cada creación, se siente un mayor sentido de propósito, responsabilidad y lealtad. Es decir, involucrar las cinco categorías anteriores establece el amor por el benefactor (Ibn Qayyim v. 2 p. 203). Observar el cuidado y la compasión del benefactor por su creación establece el sentimiento de lealtad hacia quien nos ha cuidado y así como la responsabilidad dado que creó todo con un propósito.

Bendiciones incluso en la dificultad

Se puede objetar refiriéndose a los muchos individuos y sociedades que están plagados de dificultades y que no tienen bendiciones que apreciar. Sin duda, esto es una realidad y el Corán lo aborda indirectamente. Tras el análisis encontramos que las bendiciones a las que el Corán hace referencia y alienta al lector a apreciar no son riqueza ni salud; más bien, es el sol, la luna, los árboles y el mundo natural en general. Quizás la razón de esto es aquello hacia lo que shukr busca conducirnos. Hay dos cosas que todos estos objetos tienen en común (1) son obsequios dados por Allah a todos los humanos y todos los individuos los disfrutan y (2) los humanos dependen de ellos. Todos tienen acceso al sol, nadie puede quitárselo y dependemos críticamente de él. Cuando el Corán llama nuestra atención sobre estas bendiciones, el lector debe comenzar a apreciar el mundo natural a un nivel diferente y la Surah an Nahl hace precisamente eso. Este capítulo probablemente fue revelado durante la época de la hijrah (emigración); un tiempo en que los compañeros lo perdieron todo: sus hogares, riquezas y tribus. Este Sura les aconseja enseñándoles que las verdaderas bendiciones que una persona disfruta están a su alrededor y no importa cuánto se les haya quitado, nadie puede quitarles las mayores bendiciones de Allah. Y la mayor de todas es que los haya guiado al Islam.

En resumen, estos versículos arrojan luz sobre el papel crucial que juega el shukr en la creencia. Sirve como un medio para conocer mejor a Allah lo que se puede lograr a través de una serie de fases. Primero, el individuo debe buscar las bendiciones que conducen a un cambio de perspectiva, de enfocarse en los deseos a enfocarse en lo que está disponible. Esto lleva a una mayor apreciación y reconocimiento de los aspectos positivos de la vida, lo que permite a la persona ser más optimista. En segundo lugar, la persona debe vincular esas bendiciones con el benefactor, Allah, que revela muchos elementos de quién es Él y su preocupación por Su creación. Una vez que esto se internaliza en los corazones de la persona, los beneficios comienzan a manifestarse en el corazón, la mente y el cuerpo; se manifiesta en forma de amor por Allah y sumisión a él. El shukr finalmente revela el alcance del amor y la preocupación de Allah por el individuo, lo que fortalece la confianza y el amor del individuo hacia Allah y, en última instancia, su sumisión a Él.


Fuente: https://muslimmatters.org Traducido y editado por NewMuslims.net/es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.