New Muslims APP

Tragarte tu orgullo es más difícil que estar toda la noche en oración

Tragarte tu orgullo es más difícil que estar toda la noche en oración

Tragarte tu orgullo, incluso aunque tengas razón, es difícil. Pero es una acción que puede tener más recompensa que toda una vida de adoración.
Tragarte tu orgullo, incluso aunque tengas razón, es difícil. Pero es una acción que puede tener más recompensa que toda una vida de adoración.
Por: Imam Omar Sulaiman

Iblis no era un adorador ordinario. Adoró a Allah durante miles de años con miles de oraciones. Ascendió en rango hasta que acompañó a los ángeles en su notable adoración. Realizar buenas acciones no fue un problema para él. Daba las gracias a Allah con sus oraciones, y Allah lo recompensó con una alta estación en el Paraíso. Pero cuando Adán fue creado y se le dio la estación que se le dio, de repente, Iblis fue superado por el orgullo. No podía soportar ver a esta nueva creación ocupar el lugar que tenía. Y como se le ordenó que se postrara ante él, su orgullo lo venció y lo condenó para la eternidad. Por desgracia, tragar su orgullo con una postración de respeto a Adán era más difícil para él que miles de postraciones de adoración a Allah.

En eso hay una lección importante de advertencia para nosotros, especialmente en momentos de intensa adoración. Cuando nos esforzamos en la adoración, eventualmente comenzamos a disfrutarla y buscar la paz en ella. Pero a veces nos dejamos engañar por esa adoración. Podemos definir nuestra religiosidad exclusivamente de acuerdo con ella, volvernos farisaicos como resultado de ello y abusar de las personas que consideramos menos en nombre de ella. El peor escenario de esto es lo que dijo el Profeta, la paz sea con él, acerca de alguien que viene el día del juicio con todas sus oraciones, ayunos y caridad solo para que se lo quiten todo por culpa de una lengua abusiva.

Pero, ¿por qué es relevante para nosotros la historia de Iblis? El sentido de la adoración es que te haga humilde ante tu Creador y poner tus asuntos en orden con Su creación de acuerdo con esa humildad. El Profeta, la paz sea con él, dijo que quien tenga el peso de un átomo de orgullo en su corazón no entraría en el paraíso. La manifestación más obvia de ese orgullo es rechazar la verdad y menospreciar a alguien. Pero otras manifestaciones sutiles de ese orgullo incluyen la negativa a dejar de lado la argumentación, abandonar los rencores y humillarse ante la creación en busca del placer del Creador.

Por lo tanto, una persona preferiría pasar varios Ramadanes observando las últimas diez noches en oración intensa oración en busca de perdón por sus faltas ante Allah, en lugar de ser humilde por un momento con uno de los siervos de Allah buscando el perdón por sus transgresiones contra él, incluso aunque ellos también tengan una reclamación.

El Yumuah es nuestro Eid semanal, y los lunes y los jueves son nuestros parecidos semanales a Ramadán. El Profeta, que la paz sea con él, solía ayunar estos días dado que nuestras acciones son presentadas ante Allah en estos días. Dijo sobre ellos: “Las puertas del cielo se abren todos los lunes y jueves, y Allah perdona en estos días a todos los sirvientes que no son politeístas, excepto aquellos que tienen enemistad entre ellos; Allah dice: “Demóralos hasta que se reconcilien unos con otros“.

En Ramadán, las puertas del cielo se abren durante todo el mes y las obras ascienden a Allah. Pero imagínate que todos los días tu ayuno, recitación del Corán, etc. se presentan ante Allah este mes y Él responde a los ángeles para retrasar su perdón hasta que te reconcilies con tu hermano. Ramadán es la mejor oportunidad para escribir ese correo electrónico o mensaje de texto a ese familiar o amigo perdido y decir “no vale la pena perder el perdón de Allah por esto” y “LO SIENTO”.

Ramadán es el mejor momento, pero cualquier momento es bueno.

Compara estas dos afirmaciones:

El Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, dijo: “El que niega el saludo a su hermano durante más de tres días y muere durante este período será de la gente del fuego“.

También dijo:

Garantizo una casa en el Paraíso para quien abandona las discusiones, incluso si tiene la razón“.

Tragarte tu orgullo es amargo, mientras que la oración es dulce. Tu ego es más precioso para ti que tu sueño. Pero sobre todo, el contentamiento de Allah es más precioso que todo.


Fuente: https://muslimmatters.org/ Traducido y editado por NewMuslims.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.