New Muslims APP

Antes de ser esposa o madre, soy musulmana

Antes de ser esposa o madre, soy musulmana

El valor de una mujer musulmana y de todo ser humano, no es por los diferentes roles que pueda llevar en su vida, así como no lo es el del hombre, sino por su creencia.
El valor de una mujer musulmana y de todo ser humano, no es por los diferentes roles que pueda llevar en su vida, así como no lo es el del hombre, sino por su creencia.
Por: Andrea Umm Abdullah

Antes de ser esposa o madre, soy musulmana.

Tenía valor antes, y lo tengo ahora.

Cuando me convertí en esposa y madre, mi valor no cambió repentinamente ni pasó a depender de eso.

Y si dejase de ser esposa o madre, todavía tendría valo y propósito.

Allah, Quien que me ha creado, dijo:

Y no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me adoren. (Corán, 51:56)

Este es mi propósito. Esto es lo que se supone que debo hacer con mi vida. Sin embargo, cuando se habla de mujeres musulmanas, generalmente es en el contexto de su cumplimiento de su “propósito” de ser esposa y madre. Pero, ¿qué significa esto para las mujeres que no encajan en ninguna de las dos categorías?

¿Significa que no están cumpliendo su propósito en la vida? ¿Significa que ella no tiene valor? ¿Que ella no vale nada?

Aisha (que Allah esté complacido con ella) no era fue madre, no dio a luz.

Maryam (que Allah esté complacido con ella) no fue esposa.

Y Asiyah (que Allah esté complacido con ella) no fue madre biológica y su esposo fue Fir’aun.

Sin embargo, estas mujeres son elogiadas. ¿Por qué?

Allah dice:

Y Allah les pone un ejemplo a los que creen: La mujer de Firaún cuando dijo: ¡Señor mío! Haz para mí una casa, junto a Ti, en el Jardín, y sálvame de Firaún y de sus actos; y sálvame de la gente injusta. Y Maryam, la hija de Imrán, la que guardó su vientre, e insuflamos en él parte de Nuestro espíritu. Y la que creyó en la verdad de las palabras de su Señor y en Su libro y fue de las obedientes. (Corán, 66:11)

No necesitamos mirar más allá del incidente de la calumnia contra Aisha para ver un ejemplo de su inquebrantable creencia. Cuando sus padres le transmitieron los rumores y no tenían otras palabras para ella, ella dijo: “No puedo más que repetir las palabras que el padre del profeta José había dicho: ‘fa-sabrun jamil’: aguantaré esto pacientemente y con buena cara”.

Y cuando se revelaron los versículos que declaraban su inocencia, lo primero que dijo fue: “Alhamdulilah”. Ella no agradeció al Profeta Muhammad, la paz sea con él, pero tampoco le dijo a sus padres: “¡Os lo dije!”.

Si bien es algo honorable ser esposa y madre, es problemático destacar estos roles como el honor de una mujer. Una vez que hacemos eso, le quitamos su valor fundamental que proviene de su creencia (imân). Este valor que tiene es independiente de cualquier rol que pueda desempeñar.

Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. (Corán, 49:13)

Allha dice:

Es verdad que a los musulmanes y a las musulmanas, a los creyentes y a las creyentes, a los obedientes y a las obedientes, a los veraces y a las veraces, a los pacientes y a las pacientes, a los humildes y a las humildes, a los que dan con sinceridad y a las que dan con sinceridad, a los que ayunan y a las que ayunan, a los que guardan sus partes íntimas y a las que las guardan y a los que recuerdan mucho a Allah y a las que recuerdan; Allah les ha preparado un perdón y una enorme recompensa. (Corán, 33:35)

Lo que es hermoso es que todo lo descrito son características, no roles.

Y Allah dice:

Y quien haga acciones de bien, sea varón o hembra, y sea creyente…esos entrarán en el Jardín y no se les hará ni una brizna de injusticia. (Corán, 4:124)

A quien haya obrado con rectitud sea varón o hembra, siendo creyente, le haremos vivir una buena vida y le daremos la recompensa que le corresponda por lo mejor que haya hecho. (Corán, 16:97)

Por lo que una mujer musulmana se esfuerza por complacer a su Señor, incluso cuando cumple los roles como esposa y madre. Su valor no se coloca en su servidumbre a su esposo o sus hijos, sino a su Señor.

Cuando hablamos de hombres, no decimos que fueron creados para cuidar a las mujeres y eso es todo. Entonces, ¿por qué tendemos a centrarnos en esto mismo respecto a las mujeres?

Cuando yabir (que Allah esté complacido con él) le explicó por qué se casó con una mujer previamente casada, el Profeta (la paz sea con él) dijo: “Lo has hecho bien”. (Bukhari)

Y él (la paz sea con él) dijo: “El que cuida y trabaja para una viuda y para una persona pobre, es como un guerrero que lucha por la Causa de Allah o como una persona que ayuna durante el día y reza toda la noche“. (Bujari)

¿Qué pasa si tomamos algunos hadices sobre hombres y los convertimos en el criterio para juzgar el valor de un hombre?

Los mejores de vosotro son aquellos que son mejores con las mujeres, y yo soy el mejor de vosotros con las mujeres“. (Tirmidhi)

Entonces, ¿qué pasa si un hombre no tiene esposa? ¿Eso lo hace inútil? ¿Eso lo convierte en el peor de los hombres? Por supuesto que no.

¿Sobre qué base se le juzgas entonces? De la misma manera debemos valorar a las mujeres.

Y en verdad que el más noble de vosotros ante Allah es el que más Le teme. (Corán, 49:13)


Fuente: https://beautyofmodesty.wordpress.com Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.