New Muslims APP

¿Por qué el Islam?

¿Por qué el Islam?

¿Por qué el Islam? Porque el Islam es una religión intelectual e histórica, no hay secretos ni misterios que una persona común no pueda entender.
¿Por qué el Islam? Porque el Islam es una religión intelectual e histórica, no hay secretos ni misterios que una persona común no pueda entender.
Por: Dr Ismail Faruqi

Dentro del Islam, es legítimo y correcto hacer la pregunta: “¿por qué el Islam?”. Cada principio en el Islam está sujeto a análisis y contención. Ninguna otra religión está dispuesta a someter sus fundamentos básicos de la creencia a tales cuestionamientos.

Por ejemplo, Santo Tomás de Aquino, el más racional de los teólogos cristianos, detuvo el uso de la razón cuando se trataba de los fundamentos básicos de la fe cristiana. Luego trató de justificar la fe. Por lo que preguntar “¿por qué el cristianismo?” Es una pregunta ilegítima. Sin embargo, Allah invita a la pregunta de “¿por qué el Islam?”.

Sistema racional

El Islam también es un sistema racional que no solo permite preguntas sino que eleva el conocimiento a un nuevo nivel de dignidad y respeto. Ninguna otra religión ha exaltado el conocimiento y su búsqueda, como lo ha hace el Islam. De hecho, por primera vez en la historia humana un libro religioso invitó a las personas a cuestionar la creación del universo y declaró que en él (el universo) había signos para las personas de conocimiento. Todo en el Islam está sujeto a una búsqueda racional.

El Islam solo ha prohibido el cuestionamiento de una cosa y esto es algo que la razón no puede manejar. Sin embargo, esto no implica una actitud antiintelectual. Lo único que ha dicho el Islam que no entra dentro de la capacidad de la mente humana cuestionar es la esencia (dhat) de Dios. Es algo que siempre se escapará a las persona, ya que Él, Allah, es trascendente. Sin embargo, su voluntad, su propósito, sus obras, sus intenciones y sus efectos pueden ser conocidos.

Incluso los ritos del Islam pueden ser examinados racionalmente. Por ejemplo, se pueden hacer explicaciones lógicas y racionales para el momento de la oración, el número de rakats o unidades en la oración e incluso por qué debemos doblar los dedos de los pies cuando lo hacemos. Por supuesto, el musulmán siempre será consciente de que la respuesta que ha obtenido mediante una investigación racional no es exhaustiva. No se puede aceptar como una explicación definitiva de todos los hechos. Podría ser erróneo o incompleto. Sin embargo, el Islam alienta a sus seguidores a preguntar “¿por qué el Islam?”. El Islam es una religión intelectual e histórica. No hay secretos ni misterios que una persona común no pueda entender.

Fácilmente comprensible

El Islam no presenta obstáculos para la mente. No hace afirmaciones que abruman la mente. El Islam no presenta a una persona aquello que el intelecto humano no puede comprender. Cualquiera puede entender el Islam, ya que es una religión universal. Otra religiones, el hinduismo, por ejemplo, legitima la idolatría para los menos educados porque dice que no todas las personas pueden entender la religión superior de los brahmanes.

Mensaje universal

El Islam no obliga a una persona a elegir entre varias religiones, ya que incluye las enseñanzas esenciales de todas las religiones en su mensaje universal. El concepto islámico es que, para cada pueblo, Allah ha envía un Mensajero y que en su religión o ideología actual deben haber retenido algún núcleo de verdad de las enseñanzas originales de esa religión que, por supuesto, eran las enseñanzas de la religión primordial (Deen al-Fitra) o, en otras palabras, el Islam.

El Islam ve el diálogo interreligioso como una discusión interna, no como una discusión con extraños porque, desde su perspectiva, toda la humanidad es miembro de una hermandad religiosa universal. Por lo tanto, las diferencias que el Islam tiene con otras religiones se consideran diferencias internas. Por supuesto, el Islam critica a algunos judíos y cristianos que han interpretado erróneamente su fe, sin embargo, esta crítica se basa en el hecho de que se han desviado de las enseñanzas originales de su religión.

El Islam, por lo tanto, fue la primera religión en el mundo en pedir el examen crítico de los textos religiosos. El musulmán dice, en efecto, a otras religiones: “Examinemos juntos los Libros Sagrados de nuestras religiones y comparemos los contenidos con las enseñanzas originales de nuestras respectivas religiones y examinemos hasta qué punto nos hemos adherido o nos hemos desviado de estas enseñanzas originales”. Los musulmanes, por lo tanto, nunca atacan a otras religiones.

Sin embargo, para el hindú, si no ha nacido en la India, es inmundo; para los judíos la ley sagrada solo se aplica a ellos y para el cristiano no hay salvación fuera de la Iglesia. Sin embargo, el Islam acepta la moral y los valores personales de Jesús, el concepto de liberar a un ser humano del materialismo que se encuentra en el hinduismo, así como la ética práctica para la armonía en la sociedad humana que se encuentra en el confucianismo.

Tolerancia religiosa

El Islam es tolerante con otras religiones y las considera religiosamente legítimas o de jure. Al aceptar otras religiones como legítimas, el Islam, por lo tanto, acepta a sus seguidores. Ninguna otra religión ha dado el mismo trato a otras religiones como lo ha hecho el Islam durante más de 1400 años. Como bien sabemos, el judaísmo y el catolicismo romano eran ilegales en la época de la reina Elizabeth I. En España bajo Fernando e Isabel, era ilegal tener otra religión que no fuese el catolicismo, y los musulmanes y los judíos tenían que elegir el bautismo, el exilio o la muerte. En Oriente Medio, algunas sectas cristianas, que fueron brutalmente eliminadas por sus compañeros cristianos en Europa, han sobrevivido después de catorce siglos de dominio musulmán. Los regímenes seculares no respetan la religión. Desprecian la religión; o creen que cualquier religión servirá o creen que ninguna religión es aceptable. La tolerancia de otras religiones en el Islam proviene del respeto porque el Islam dice que en cada persona hay una fitra embrionaria o pureza plantada en todos los seres humanos al nacer y en cada religión hay un tipo básico del deen al-fitra original.

La inocencia del ser humano

El Islam declara que una persona nace con una página en blanco. El ser humano no nació con un mal, sino que fue creado en el bien y equipado por la naturaleza para cumplir con sus deberes. Desde el punto de vista islámico, el drama de la vida de una persona es algo que tiene lugar después del nacimiento y no antes. El Islam no registra a un ser humano como una degradación de lo divino, ya que considera que un ser humano tiene instintos puros y buenos.

El ser humano: un todo integral

El Islam no divide el alma y la vida de una persona en dos compartimentos, es decir, religioso o ético y verbal o material. El Islam considera al ser humano como un todo integral. Todas sus acciones e instintos son parte integrante de su ser junto con sus esperanzas, miedos, certeza, creencia y convicción. El Islam quiere que todo esto sea coherente y, por lo tanto, podríamos decir que el Islam es la salud mental por excelencia. El Islam considera el trabajo de una persona, o incluso el las relaciones sexuales, en este mundo como un acto de adoración.

Vida llena de propósito y significado

El Islam toma en serio la vida y la existencia, declarándolo que están llenos de significado y propósito. La vida no es un deporte, ni carece de propósito. Desde la perspectiva islámica, todo tiene sentido porque el concepto del propósito de Dios en la creación le da sentido a la vida humana. El musulmán nunca se aburre de la vida; no hay ansiedad existencial en el Islam. El musulmán puede ver el funcionamiento de los buenos propósitos del Creador divino en todo. El musulmán vive en un mundo donde la vida está llena de significado y propósito y esto significa que el musulmán nunca pierde su equilibrio mental.

Afirmativo mundial

El Islam es afirmativo del mundo. Para los musulmanes el mundo es bueno. Es una bendición, se ha creado para el bien, para ser disfrutado. El Islam no ve al mundo como un demonio, no se lo valora como algo satánico o malvado. No es un reino degradado. El mundo es el único reino; el más allá no es un reino, sino simplemente un lugar de juicio para las acciones de una persona humana durante su vida. Para los musulmanes, el mundo es un lugar hermoso; las perlas, ropa y caballos son para disfrutarlos. Lo que está mal es su mal uso bajo la ley moral. El mundo es bueno y los musulmanes están obligados a cultivarlo y convertirlo en un jardín. El proceso de organizar a las personas como comunidad es un deber religioso.

Ningún “ismo”, ideología o religión coincide con el Islam en su postura afirmativa mundial. Todos los musulmanes deben ser pudientes y ricos, en la medida de sus capacidades. Es Satanás quien promete pobreza, no Dios. De hecho, el Corán critica a aquellos que eran perezosos y que no pudieron migrar, que no podían levantarse por sí mismos; se merecían lo que tenían. Ser musulmán es vivir y ser leal a este mundo, pero no más allá de nuestra lealtad a Allah.

Una creencia social

Al construir este mundo y conformarlo al deseo de Dios, a los musulmanes se les dice que deben trabajar juntos y no solos. El Islam establece un orden social, no un orden místico. El orden social del Islam tiene dientes, regulados por la ley, la Shariah. El Islam quiere establecer un orden social para ordenar el bien y prevenir el mal. Sin embargo, cada musulmán debe corregir el mal. Es su deber, tanto como es su deber rezar cinco veces al día.

En el Islam, es del más alto grado de creencia es sumergirse en el espacio y el tiempo y lograr la transformación del mundo de acuerdo con el deseo de Dios. El Islam es una acción afirmativa en un entorno social; no es abstracto ni aislacionista. El Islam establece la justicia y una sociedad ordenada, regulada por la ley. El Islam garantiza la justicia para todos; Medina era esa clase de sociedad modelo. En aquellos días la justicia no tenía precio. Durante varios siglos bajo el dominio islámico, cualquier ciudadano que expresara una queja podría estar seguro de que se haría justicia. Ninguna teoría de la sociedad puede dar tanto como la teoría islámica de la sociedad ha dado. La sociedad, basada en la raza, el idioma o la historia, son prototipos del mundo animal donde el perro se come al perro. El orden social del Islam termina con esto y hace justicia a todos. La misión de un musulmán es traer orden y esta sociedad internacional establecida por el Islam debe ser llevada al mundo y, por lo tanto, el orden social islámico busca la universalidad.

Sistema universal

El Islam proporciona un orden social que no solo puede ser universal sino que debe ser universal. El sistema islámico es un sistema para el orden mundial y debe extenderse por todo el mundo. A menos que se extienda por todo el mundo, se degenerará en una forma de nacionalismo que es haram o ilegal en el Islam. El Islam se construye sobre una base de valores que no son solo para el grupo que se adhiere a ellos, sino para toda la humanidad. Allah es la deidad de todas las personas y el concepto islámico de sociedad debe extenderse por todo el mundo.

¿Niega el Islam el valor de la identidad y la cultura nacional, étnica o lingüística? ¡No! El Islam reconoce el valor de estos grupos nacionales y étnicos. El Islam no solo tolera sino que alienta el desarrollo de diferentes grupos étnicos. El grupo tiene una perspectiva especial sobre los valores que afectan la vida de las personas. En la medida en que existe, el Islam fomenta la cultura nacional, pero está sujeta a la ley universal de Allah. Los intereses de la nación o grupo deben estar sujetos a la ley moral, la Shariah, que abarca a toda la humanidad. El Islam creó una sociedad mundial y fue el Islam, hace más de 1400 años, quien estableció por primera vez un sistema de derecho internacional.

Fue solo en el siglo XX que Occidente comenzó a desarrollar el derecho internacional. Grocio solo aportó ilusiones. En Occidente, el derecho internacional solo existía en la imaginación hasta después de la Primera Guerra Mundial, cuando se estableció la Liga de las Naciones. El actual sistema de derecho internacional es muy inferior al sistema islámico de derecho internacional porque, bajo el sistema islámico, el derecho de las naciones está respaldado por los tribunales y no solo por un tribunal en La Haya. Cualquier tribunal de la sharia en cualquier parte del mundo puede escuchar cualquier disputa internacional en la que las partes no sean solo naciones sino también individuos. Si queremos resolver problemas internacionales, debemos hacer que la justicia bajo el derecho internacional sea posible para todos.

Promoción de la armonía con el medio ambiente.

El Islam es una religión que nos permite vivir nuestras vidas en armonía con la naturaleza, con nosotros mismos y con Dios. El Islam no compartimenta, sino que unifica la vida de una persona. Este es el summum bonum, el bien supremo del Islam porque el Islam nos asegura la felicidad en este mundo y en el Próximo. Actualmente, la gente está sumergida tan locamente en la búsqueda de este mundo que ha resultado en un cambio desastroso en la ecología de la naturaleza; esto es debido a la decadencia en la naturaleza interna de los seres humanos. En esta era de avances sin precedentes en ciencia y tecnología, la búsqueda de ganancias mundanas se ha vuelto amarga y autodestructiva porque carece de todos los valores éticos. Por lo tanto, la búsqueda de dunya (asuntos mundanos) sin Deen solo puede conducir al desastre y nos ha llevado a un desastre. Por otro lado, la búsqueda de Deen sin dunya es simplemente soñar despierto. El Islam pide a las personas que cultiven el mundo sin robar, practicar usura, engañar y violar el medio ambiente e insiste en que las personas deben llevar a cabo sus tareas sujetas a la ley moral. Para los musulmanes, la participación y el éxito en el mundo garantizarán el éxito en el más allá. El Islam es la única religión que garantiza la felicidad en este mundo y en el próximo. Habiendo otorgado este gran regalo de Dios a la humanidad, ¿qué más podríamos hacer sino decir “escuchamos y obedecemos y toda alabanza se debe a Allah, Señor de los Mundos”?


Fuente: Isamail Faruqi / Traducido y editado por newmuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.