New Muslims APP

El mes de Muharram: conmemoración de la humanidad

El mes de Muharram: conmemoración de la humanidad

El mes de Muharram es una conmemoración de los sacrificios hechos por los profetas y por sus seguidores en defensa de la Verdad
El mes de Muharram es una conmemoración de los sacrificios hechos por los profetas y por sus seguidores en defensa de la Verdad
Por: Shaykh Faid Mohammed Said

Los profetas antes de Muhammad

Por un lado, el mes de Muharram celebra el logro de los profetas que precedieron al Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones sean con él, en particular la lucha y la victoria de Moisés. Después de la Migración, el Profeta, la paz sea con él, observó que las federaciones tribales judías en Medina mantenían un ayuno ritual anual en el décimo día de Muharram. Los judíos ayunaban para conmemorar el día en agradecimiento por la victoria de Moisés sobre el Faraón y eso llevó al Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, a afirmar: “Nuestra obligación [de los musulmanes] es mayor de agradecer a Dios la victoria de Moisés“.

Esta declaración enfática revela, en un nivel, la conexión espiritual entre el Sello de los Profetas, la paz sea con él, y sus “hermanos profetas” que lo precedieron; en otro nivel, a través de la habilidad innata para conectarse con cada tradición centrada en Dios, a los musulmanes se les da la oportunidad de comprender la necesidad de aprender de los demás. Y la lección elemental aquí es que todas las tradiciones, ritos y costumbres proféticas, pasadas y presentes, en realidad forman un todo compuesto: recuerdo y gratitud a Dios, Creador de la humanidad, a quien se le deben todas las alabanzas.

Logros de la humanidad

Además, el logro de cada profeta es universal, es decir, su sacrificio y esfuerzo es el logro de la humanidad. La victoria que Dios le otorgó a Moisés no se basó en la fuerza material o la superioridad logística, sino en la fuerza de la creencia que Moisés poseía. El revestimiento de la armadura de Moisés era su creencia, y la Verdad su lanza de sumisión; ganó a pesar de los vastos recursos de Faraón en hombres y material. La creencia, encarnada por Moisés, persuadió primero a los hechiceros de Faraón y luego a muchas otras mentes razonables, mientras que la serpiente de la incredulidad, literalmente, fue tragada.

La verdad sobre la falsedad

Muharram, que conmemora el logro de Moisés, es por lo tanto nuestro logro, en la medida en que es una conmemoración atemporal de la victoria de la Verdad sobre la Falsedad. Debería ser obvio que la ‘victoria’ no se relaciona en absoluto con hazañas de armas, el beneficio económico o la jactancia tribal (después de todo, el destronamiento del faraón no fue, estrictamente hablando, una victoria en el campo de batalla; Moisés y su pueblo, en lugar de ganar dominio sobre Egipto , en realidad se convirtieron en exiliados en el desierto durante 40 años). Más bien, los musulmanes deben entender la “victoria” como mantenerse firmes en la creencia para prevalecer frente a la adversidad.

Por esta razón, el Profeta, sobre él la paz y las bendiciones, consideró que el Tratado de Hudaybiyya fue una gran victoria, a pesar de que no se logró lo que inicialmente se había propuesto hacer en los eventos que condujeron al famoso tratado: a saber, llevar a cabo la Umrah, la oportunidad de visitar la Mezquita Sagrada. Por otro lado, el Profeta, la paz sea sobre él, percibió en la amargura de la derrota en ‘Uhud y en Hunayn la dulce fragancia de la victoria. ¿Cómo es esto, cuando sufrió una gran pérdida personal en ‘Uhud y humilde en Hunayn? En ambas ocasiones, a pesar de los impedimentos temporales, la Religión de Dios fue preservada. La creencia derrotó a la incredulidad porque la Verdad siguió adelante mientras al falsedad se pavoneaba brevemente para finalmente desaparecer.

La victoria, por lo tanto, prevalece después de soportar la prueba. Es el resultado natural de una firme convicción, de mantenerse firme, independientemente de la intensidad o incluso la duración de la adversidad. Es la convicción absoluta de que Dios está presente todo el tiempo.

El triunfo de la creencia

El mes sagrado de Muharram, que celebra el comienzo del Año Nuevo Islámico, brinda a los musulmanes un vínculo directo con el triunfo de la creencia y conexiones aún más profundas con el Profeta, la paz y bendiciones sean sobre él. Y en toda la Creación de Dios nadia ha encarnado la creencia como lo hizo el Profeta, ¡sobre él los mejores saludos! Porque Muharram también conmemora la Hiyra, la Migración del Profeta desde Makkah, entonces la sede de la incredulidad y el orgullo irracional, hasta Medina, el sitio emergente de creencia y la razón.

Oprimido por la incredulidad, en Makkah el Profeta, la paz y bendiciones sean sobre él, decía: “Déjadme invocar a Dios solo“. Pero se le negó incluso este derecho humano básico, como también lo fue su dignidad, su persona y su propiedad. La Hiyrah del Profeta aún no ha sido apreciada por su propia gente. No fue una simple cuestión de reubicación: al hacer de Hiyrah, el sacrificio personal del Profeta, la paz y bendiciones sean sobre él, sigue siendo algo increible: sus hijas Fatimah, Zaynab, Ruqaiyya y Umm Kulzum se quedaron atrás. Solo podemos empezar a comprender la escala de su sacrificio si se aprecia el contexto social más amplio de la sociedad tribal de Makkah, dominado por los enemigos más despiadados. El Profeta, la paz y las bendiciones sean sobre él, al apartarse de sus hijas, sacrificó todo lo que le era querido en este mundo. ¿Cómo podía un hombre así, el epítome del amor de los padres, sacrificar esto? Como si dijera: “Mis hijas están más seguras bajo la mirada de Dios que bajo mi ala”, podía sacrificarse porque conocía íntimamente la naturaleza de la protección de Dios. Grande fue su sacrificio, sí, pero su confianza en Dios fue aún mayor.

¿Qué influencia especial puede causar tal acción repetida, en tal escala? Fue repetida por el Imam Hussain, nieto del Profeta, sobre él los mejores saludos. Al igual que su padre y su abuelo antes que él, el Imam Hussain luchó contra la opresión de los débiles por parte de los fuertes, contra la injusticia social y contra la agresión en todas sus formas. Saliendo de Medina, como lo había hecho su abuelo en tantas ocasiones, el Imam Hussain murió la muerte deseada en las llanuras polvorientas de Kerbala, pero su espíritu de sacrificio sigue vivo. La muerte del Imam Hussain no debe reducirse al final heroico de las antiguas epopeyas, aunque ciertamente lo fue; fue el sacrificio supremo por el amor de Dios. Sagrado sacrificio es este. Muharram puede ser fácilmente llamado el “mes del sacrificio”.

La migración del profeta

Y, sin embargo, la historia de Muharram no tiene fin, ya que nuestra conmemoración de su santidad y significado tiene muchos canales y profundas confluencias espirituales.

El calendario islámico celebra de forma consciente la Hiyrah del Profeta, la paz sea con él. Y la tradición árabe, hasta entonces sin un calendario universal, al hacerlo, migró de la cultura a la civilización. Confundido por cartas conflictivos, la desesperación de los gobernadores regionales obligó al Califa ‘Umar ibn al-Jattab a iniciar un registro sistemático de tiempo. Mucho más edificante y significativo es el proceso que condujo a la institución. Un brillante ejemplo de consejo democrático terminó con un acuerdo sobre la necesidad de los musulmanes de un calendario, pero persistía la incertidumbre sobre la fecha de inicio precisa. Se propusieron tres opciones, cada una con un significado enorme: el cumpleaños del Profeta, sobre él paz y bendiciones; el día que murió y el comienzo de la Hiyra.

El hecho mismo de que el cumpleaños del Profeta fuera célebre a los ojos de sus Compañeros tiene un gran significado propio. De hecho, algunos de los Compañeros pidieron que el mes de Rabi Awwal se convirtiera en el primer mes del nuevo calendario islámico, citando el nacimiento del Profeta, el comienzo de la profecía, el comienzo real de la Hiyrah y la muerte del Profeta en Rabi Awwal.

El día de la partida del Profeta de este mundo sigue siendo, por supuesto, la mayor angustia para todos los musulmanes en todos los tiempos, y el argumento para que el calendario islámico esté vinculado a la muerte del Profeta fue poderoso.

Sin embargo, que la tercera opción, la opción de la Hiyrah, fuese el comienzo del calendario islámico, revela mucho sobre el intelecto de Ali ibn Abu Taalib. Este hombre, reconocido como el último de los califas guiados correctamente, supuso con razón que la Hiyrah marcó un cambio de época, marcando el comienzo de un nuevo amanecer para la humanidad que barrió las telarañas de la historia muerta. La Hiyrah -emigración- fue nada menos que un nuevo orden mundial, y este podría ser identificado con precisión en el tiempo.

Aunque los meses árabes preceden al Islam, Uzman ibn Affan hizo una poderosa intervención: citó el lugar sagrado de Muharram durante mucho tiempo y explicó su posición en el calendario de los ritos y rituales del Islam, después del clímax del Hajj, representaba un nuevo comienzo después de la purificación individual, reflejando simbólicamente el nuevo comienzo para la humanidad después de la purificación de la Religión misma. La intervención de Uzman fue decisiva y así se fundó el “Calendario Hiyri”.

Como el Islam no hace una distinción clara entre los profetas, Dios en su libro prohíbe expresamente lo contrario, tanto los logros como los sacrificios de Moisés y de Muhammad, la paz sea con ellos, están simbólicamente unido por el mes de Muharram. Y hemos visto cómo los herederos de la creencia, como el Imam Hussain, han emulado y preservado este espíritu de sacrificio. Este sacrificio tiene un nombre: “Islam”. Y “Islam” es confianza y sumisión a la Voluntad Divina. Y como sus herederos en la creencia, nuestras vidas están conectadas por la conmemoración de Muharram.


Fuente: Seekers Guidance / Traducido y editado por NewMuslim.net

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.